Carta abierta a mis camaradas de la izquierda argentina

Escribe Yoav Haifawi

Tiempo de lectura: 4 minutos

Mis queridos camaradas en la izquierda argentina,

Mientras que la gente de todo el mundo lucha hoy por luchar contra la herencia del colonialismo, la esclavitud y la supremacía blanca que está profundamente arraigada en las sociedades e instituciones capitalistas occidentales, nuestro pueblo en Palestina sigue enfrentando las formas más crueles de colonización activa, con toda su brutalidad y descaradas injusticias.

Estamos acostumbrados a la movilización de todas las fuerzas imperialistas para apoyar a Israel, militar, económica y políticamente, en su constante impulso por privar a todos los palestinos de los derechos humanos más básicos. Para gente como Trump y Bolsonaro, su apoyo a Israel es una extensión natural de sus políticas racistas y antidemocráticas en todas partes. Pero naturalmente esperamos que aquellos que luchan contra el racismo y por la justicia social en sus propios países se opongan al colonialismo israelí y al apartheid y apoyen la justa lucha de los palestinos para vivir como personas libres en su propio país.

Por esta razón, me sorprendió el apoyo de los partidos de izquierda en la legislatura de Buenos Aires a una declaración que se supone que es contra el antisemitismo, pero de hecho le hace el juego a la campaña sionista para estigmatizar y deslegitimar las críticas de los crímenes de Israel.

En la “definición”, la primera manifestación censurada de “antisemitismo” es “atacar al estado de Israel”. El texto cuidadosamente redactado sigue permitiendo “críticas de Israel similares a las que se realizan contra cualquier otro país”. Deberíamos preguntarnos:

• ¿Qué otro país expulsó a la mayoría de la población nativa hace sólo 72 años, destruyó la mayoría de las aldeas y pueblos en todo el país, y evita que los refugiados regresen hasta el día de hoy?

• ¿Qué otro país tiene a la mayoría de la población nativa bajo un gobierno militar directo sin derecho de autodeterminación?

• ¿Qué otro país, hasta hoy, demuele casas, confisca tierras y evacúa pueblos enteros de la población nativa (en todo el país, tanto ciudadanos de Israel como bajo ocupación militar, sólo porque no tienen la religión correcta) con el fin de dar sus propiedades a colonos y construir asentamientos en su tierra para la gente de la religión del estado?

• ¿Qué otro país tiene a 2 millones de personas (muchas de ellas, refugiados) en la cárcel más grande de la tierra, rodeadas de tanques y francotiradores, al borde de la inanición, con electricidad suministrada durante unas horas al día, y bombardeándolas regularmente?

Lo siento, camaradas. De la “definición de antisemitismo” que adoptaron, se desprende que, si no critico a Dinamarca por hacer todas estas cosas, entonces culpar a Israel con tales acusaciones escandalosas está peligrosamente fuera de lo permitido.

La misma definición sigue denunciando “negar al pueblo judío su derecho a la autodeterminación, por ejemplo, al afirmar que la existencia de un Estado de Israel es un proyecto racista”. ¿Cómo se puede llamar a un estado que se basa en la limpieza étnica sistemática, la expropiación, la opresión y la discriminación de la población nativa sobre la base de la raza y la discriminación religiosa de otra forma que no sea “racista”? ¿En qué léxico político el “derecho de autodeterminación” implica el derecho a colonizar otros países y expulsar a la población originaria? Y sí, el colonialismo, el racismo y la supremacía blanca no son “defectos” en el desarrollo del sionismo. Están en la base de la colonización sionista, como otros movimientos colonialistas de asentamiento. La diferencia es que Israel sigue en la etapa más brutal de expansionismo y expropiación, mientras que la mayor parte del resto del mundo está tratando de pasar a una etapa más civilizada en el desarrollo de la humanidad.

En otra defensa hipócrita de Israel, la “definición” denuncia la existencia de un “doble rasero” y exige que Israel sea tratada como “cualquier otra nación democrática”. ¿Qué significa esto para millones de palestinos bajo ocupación israelí que no tienen derecho a hablar, protestar o votar? ¿Esperarían que el mundo tratase a Videla y a su Junta “como cualquier otro régimen democrático”?

Defender los crímenes de lesa humanidad perpetrados sistemáticamente por Israel en nombre de la lucha contra el antisemitismo está haciendo un daño desastroso a la lucha contra el antisemitismo, contra el racismo en general y a la causa de la izquierda internacionalmente. No debemos olvidar la posición de la Unión Soviética y de los partidos estalinistas que apoyaron el establecimiento del estado colonialista de Israel en 1948 y suministraron gran parte de las armas que se utilizaron para masacrar y limpiar étnicamente a la población nativa palestina. Esta posición vergonzosa, que prefirió los intereses de una minoría de colonos europeos antes que los de la mayoría nativa, desacreditó la causa del socialismo en un período muy importante en la batalla estratégica por el futuro del mundo.

No podemos permitirnos que se repitan este tipo de prejuicios en el siglo XXI.

Me gustaría creer que simplemente no pensaron bien tu posición. Espero que tengan el coraje político y la responsabilidad de reconsiderar su posición y de pronunciarse claramente contra el sionismo, por los derechos del pueblo palestino, por el regreso de los refugiados y por un estado democrático en toda Palestina.

Saludos camaradas,

Yoav Haifawi

27 de junio del 2020