Bilbao: asamblea de portuarios vota paro de 21 días

Escribe Lucas Benvenuto

Tiempo de lectura: 2 minutos

Luego del fracaso varias reuniones entre los estibadores del puerto de Bilbao y las patronales (CSP Spain, Bergé, SLP y Toro y Betolaza), los trabajadores votaron en asamblea una huelga de 21 días, del 8 al 28 de agosto, exigiendo la “ampliación de la plantilla” (pase a planta permanente) de los más de 100 precarizados del puerto y contra el intento ACBE de reformar el Convenio Colectivo. (www.elsaltodiario.com).

La reforma del convenio que impulsan las patronales apunta a modificar el régimen de contratación de nuevo personal, que hoy se basa en la incorporación de trabajadores en función de la cantidad de jornadas dobles realizadas el año anterior, es decir, se crea un paquete de horas anuales por encima de la jornada normal que luego son contabilizadas para crear nuevos puestos de trabajo para el año siguiente.

En su momento, la reforma del PP sobre la actividad portuaria disolvió las sociedades anónimas de gestión de trabajadores portuarios (SAGEP), que eran semipúblicas y contaban con una planta de trabajadores estables, estableciendo ahora la creación de los Centros Portuarios de Empleo (CPE) para “subrogar” a los indefinidos (www.elsaltodiario.com ). La reforma anterior derivó en que la planta de trabajadores de la estiva pasara de 408 en el año 2010 a 320 en el 2020. Se contabilizaron 1.664 jornadas dobles frente a las 7.933 en el 2019, quedando 7818 jornadas sin cubrir.

El sistema de contratación “ETT” (trabajadores temporales) consiste en convenios precarios donde las antigüedades llegan hasta 12 años y se contabiliza para la antigüedad solo los días trabajados, redundando en recortes en indemnizaciones en caso de despido. Existen denuncias de trabajadores precarizados señalando que cuentan con la “discriminación” del sindicato (UGT Estiba Bilbao) a la hora de asignar los días festivos, sábados y domingos y horas extras, “los días mejores pagos van para los de planta permanente”. Debido a la reducción de la planta, las jornadas en los puertos españoles llegan en promedio a las 14 horas diarias, registrándose decenas de accidentes mortales por año.

La huelga de los estibadores en Bilbao y de los trabajadores de las automotrices españolas no han tenido “eco” dentro del gobierno del PSOE-Podemos. Estos combates sirven para la preparación del conjunto de los trabajadores españoles ya que se encuentra en marcha un plan de “rescate” de la unión europea a las patronales que llevará profundizará las exigencias de ajuste para establecer el “déficit fiscal cero”.