Canadá: covid y sistemas de pensión

Escribe Norberto Malaj

Tiempo de lectura: 2 minutos

Desde que el film de Denys Arcand, “Las invasiones bárbaras”, describiera la decrepitud del sistema de salud público del ´modelito´ canadiense del capitalismo desarrollado, pasaron 17 años. Canadá ahora vuelve a ser noticia. “Un informe del Instituto Canadiense de Investigación en Salud (CIHI) encontró que Canadá ha tenido la proporción más alta de muertes relacionadas con COVID-19 en instalaciones geriátricas (81%) entre los 17 países de la OCDE estudiados” (The Bullet, 12/9).

Canadá fue pionero entre los llamados países ´ricos´ en promover que esos servicios pasaran del sistema público a ser gerenciados por ´privados´. “El primer ministro de (la provincia de) Ontario, Doug Ford, cuyo propio partido diseñó el cambio significativo hacia una prestación de cuidados a largo plazo (LTC) más privatizada y ´comercializada´ en la década de 1990, declaró recientemente que el sistema estaba ´absolutamente quebrado´”.

“El trabajo de cuidado directo involucrado se ha desregulado sistemáticamente y ha pasado de las enfermeras a los trabajadores de apoyo personal (PSW) y asistentes de cuidado con salarios más bajos. Los salarios muy bajos a menudo se combinan con sistemas de programación precarios y de tiempo parcial que obliga a los trabajadores a aceptar múltiples trabajos en diferentes instalaciones para obtener suficientes horas para sobrevivir. La subcontratación de funciones clave, como el servicio de alimentos, la lavandería y la limpieza, a empresas privadas con fines de lucro es generalizada” (ídem). “Estas prácticas comerciales han hecho que la propiedad, operación y administración de casas LTC sean altamente rentables para sus propietarios y gerentes corporativos, y también inestables y lugares con escasos recursos para trabajar y vivir.” (ídem).

El cuadro de catástrofe social y quiebra de los sistemas privados de atención de ancianos en Canadá ha puesto en pie un poderoso movimiento de organización sindical y movilización popular en defensa de la gestión y el financiamiento público de los geriátricos.

“Una encuesta de Angus-Reid sobre el tema mostró que dos tercios (66%) de los encuestados apoyaban la ´nacionalización´ a gran escala de la atención a largo plazo. Una encuesta de Abacus Data publicada recientemente indica que una mayoría aún mayor del 86% de los encuestados apoya que las instalaciones de atención a largo plazo se incluyan en el mandato de 'universalidad y accesibilidad' de la Ley de Salud de Canadá” (ídem).

PSP es un fondo de pensiones, a imagen y semejanza de las AFP chilenas, que nació en 1999. Administra actualmente unos u$s 170 mil millones en activos, de los cuales aproximadamente $ 66 mil millones se encuentran en capital privado, infraestructura o bienes raíces …tres de los últimos cuatro primeros ministros de Ontario han pasado tiempo en los directorios de estas empresas … Después de que Revera se lanzara como entidad ´privada´, PSP la consolidó rápidamente en una operación multinacional con más de 500 LTC y residencias de ancianos en Canadá, Estados Unidos y Reino Unido” (ídem).

Como se puede ver el capital no reconoce restricción alguna para la explotación de toda área de la cual pueda extraer beneficios. Lo novedoso en este caso es que estos fondos de pensión privados ´asocian´ a los propios trabajadores a estas prácticas.