Reino Unido: “No tenemos suficiente personal para una vacunación masiva”

Escribe Norberto Malaj

Tiempo de lectura: 2 minutos

En Gran Bretaña, “en los últimos siete días, se han reportado 6.255 muertes, un aumento del 51,3% con respecto a la semana anterior” (The Guardian, 9/1). Las muertes acumuladas alcanzaron las 80.868, los picos se superan de semana a semana desde hace más de un mes, informa el diario inglés. En Londres, según el alcalde de la capital británica, Sadiq Khan, “la propagación del virus está fuera de control” (Página/12, 9/1). A este ritmo, en menos de diez días el sistema sanitario londinense colapsaría. “Según las proyecciones más bajas, para el 19 de enero habría un déficit de 2 mil camas de cuidados generales e intensivos en los hospitales de Londres”.

Como era previsible, el virus se ha ensañado con los trabajadores del NHS, el sistema sanitario de las islas. “La cantidad de médicos, enfermeras y otros trabajadores de la salud que están enfermando con Covid-19 ha alcanzado niveles de crisis y está obstaculizando seriamente la lucha contra la pandemia en rápida escalada, advirtieron figuras de alto nivel del NHS. El problema de la ausencia del personal, debido a una enfermedad o la necesidad de aislarse cuando los miembros de la familia dan positivo, también está comenzando a obstaculizar el programa de vacunación” (ídem). La Asociación Médica Británica asegura que hay más de 46.000 empleados de hospital enfermos con Covid-19, acumulando presión adicional sobre una fuerza laboral ya sobrecargada por gestionar la demanda actual de cuidados críticos.

Según Martin Marshall, presidente del Royal College of General Practitioners, incluso si todo el personal estuviera trabajando, no había suficientes personas para alcanzar el objetivo de dos millones de vacunas a la semana. “Hay suficientes en este momento para entregar los suministros limitados que tenemos. Pero no tenemos suficiente personal para llevar a cabo un programa mucho más grande en dos o tres semanas, al mismo tiempo que continuamos con el programa de vacunación contra la influenza y también en la práctica general” (ídem).

El gobierno se niega a cerrar las escuelas y volver siquiera a una cuarentena como la de marzo, a pesar de que la nueva variante de Covid que circula en las islas sería aun 50%-70% más infecciosa. Las escuelas en algunas áreas están reportando tasas de asistencia del 50% al 70%.

Como al principio de la pandemia, las tasas de enfermedad y muertes en los hogares de ancianos se han vuelto a ir por las nubes.

Cuando las naciones más desarrolladas que supieron ser ´modelo´ de los modernos sistemas de salud se transforman en su contrario el reloj de la historia está diciendo que les ha llegado su hora.