Cómo el país con el sistema público más grande del mundo tiene el 34,3% de muertes por covid-19

Escribe María Valéria C. Correia

Boletim Classista N.º 44, abril de 2021

Tiempo de lectura: 7 minutos

Brasil es el epicentro mundial de la pandemia. El 27 de marzo, hubo un 34,3% de las muertes por Covid-19 en el mundo, aunque solo el 2,7% de la población mundial. India tuvo el 3,7% de las muertes, a pesar de tener el 17,6% de la población mundial. 3.650 muertos por Covid19 el 27 de marzo. Estamos atravesando una crisis sanitaria y humanitaria sin precedentes. La pandemia está fuera de control y el sistema de salud colapsa, el número de personas que mueren por falta de camas está creciendo.

El Boletín Extraordinario del Observatorio Covid-19 de Fiocruz, de fecha 23/03, señala que este colapso se ha revelado en exceso de mortalidad: 1) con el aumento de la mortalidad en pacientes ingresados por Covid-19; 2) en el aumento de la mortalidad por falta de asistencia, hay registros de 9.311 brasileños que murieron por Covid-19 en sus hogares, sin mencionar los innumerables casos sin registro; 3) en el aumento de la mortalidad por enfermedades distintas de Covid-19, por la discontinuidad y / o retraso en el acceso a los servicios y tratamientos ante los riesgos de exposición al virus y suspensión de las hospitalizaciones electivas.

¿Cómo llegamos a este punto si tenemos el sistema público más grande del mundo, el SUS, y el mejor y mejor programa de vacunación estructurado? ¿Qué está pasando en Brasil? La pandemia está fuera de control y Brasil se convierte en una amenaza para el mundo, ya que la transmisión descontrolada ha provocado la aparición de nuevas cepas del virus y ha sido un escenario favorable para que el virus sufra nuevas mutaciones. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya advirtió que esta falta de control convierte a Brasil en un riesgo para otros países.

El resultado de la investigación sobre estándares federales y estatales para el nuevo coronavirus - del Centro de Investigación y Estudios en Derecho de la Salud (CEPEDISA) de la Facultad de Salud Pública (FSP) de la Universidad de São Paulo (USP) junto con Conectas Human Rights, una de las organizaciones de justicia más respetadas de América Latina -, reveló la existencia de una estrategia institucional para la propagación del virus, impulsada por el Gobierno brasileño bajo el liderazgo de la Presidencia de la República.

El gobierno federal se ha esforzado por mantener y agravar la pandemia, minimizarla, contribuir a la propagación del virus, combatir las medidas restrictivas, negar la ciencia y las directrices de la OMS, recomendar un tratamiento temprano inexistente, retrasar el proceso de vacunación y promover una guerra de desinformación , desde el inicio de la pandemia en Brasil. Todos no olvidan de lo que habla el presidente desde hace un año: “es solo una gripecita”, “no soy sepulturero, ¿de acuerdo?”, Brasil debería “dejar de ser un país maricón”, "¿Cuánto tiempo estarás llorando?", basta de “mimimi”, entre tantas atrocidades dichas y hechas.

Las características del fascismo son cada vez más claras. El día 25, el asesor internacional de la Presidencia, en sesión en el Senado, hizo un gesto asociado a los supremacistas blancos. Vale la pena recordar que en enero de 2020, el entonces secretario especial de cultura, se disculpó por el nazismo, al reproducir públicamente el discurso del ministro de propaganda nazi de Hitler.

Pedro Hallal, epidemiólogo y coordinador de la investigación nacional Epicovid que acompaña el avance del coronavirus en Brasil, afirmó que tres de cada cuatro muertes por Covid-19 en Brasil podrían haberse evitado si el país hubiera tenido un buen manejo pandémico, es decir, se podría haber prevenido el 75% de las muertes. Hasta la fecha, el gobierno federal no cuenta con un plan nacional para combatir la pandemia y el “plan nacional para la estructuración de la vacunación contra el covid-19” presentado por el Ministerio de Salud el 12/12/2020 era un requisito del STF. Los insuficientes pasos del gobierno federal para enfrentar al Covid-19 son el resultado de iniciativas del Congreso o demandas presentadas por partidos de oposición.

En declaraciones recientes, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió que si no se adoptan con urgencia medidas de impacto en el control de la pandemia en Brasil, el país se convertirá en una grave amenaza para la salud mundial. La política de Covid-19 de difundir y descuidar la adquisición de la vacuna del gobierno de Bolsonaro se ha convertido en una amenaza para la humanidad.

Y hubo un retraso intencional en la adquisición de vacunas en Brasil. Si el exministro de Salud hubiera cerrado el acuerdo de compra con Pfizer en agosto del año pasado, desde diciembre de 2020 ya tendríamos 70 millones de vacunas en Brasil. En mayo de 2020, el presidente Jair Bolsonaro se negó a formar parte del consorcio OMS / Unicef Covax Facility. En octubre, Brasil se unió a este consorcio con una participación mínima, que da vacunas al 10% de la población, en lugar del 50%. Con este retraso perdimos prioridad y no pedimos el total de vacunas que podríamos haber solicitado, unos 211 millones, solo pedimos 42,5 millones. El 20 de octubre de 2020, el entonces ministro de Salud, Eduardo Pazuello, anunció la compra de 46 millones de dosis de Coronavac. En menos de 24 horas después del anuncio del Ministro de Salud, el Presidente de la República desestimó a Pazuello y suspendió la compra de la vacuna CoronaVac.

El Gobierno Federal no ha realizado ninguna comunicación pública o propaganda para aclarar a la sociedad cómo prevenir el Covid-19 y fomentar la vacunación. Por el contrario, Bolsonaro hizo campaña en contra de la vacunación, afirmando que él mismo no sería vacunado y que las personas inmunizadas podrían convertirse en un “jacaré”. Publicó una posición en contra de la inmunización: “No me voy a poner una vacuna, punto. ¿Mi vida está en riesgo? El problema es mío”. Ha habido una proliferación de fake news en las redes sociales sobre el falso tratamiento temprano y el uso de la vacuna o “vachina”, como la denominó el Presidente, principalmente a través de WhatsApp, incidiendo en el comportamiento de la población ante la pandemia.

Hasta el 28/03/2021, solo el 2,89% de la población brasileña (4.625.996) recibió la segunda dosis de la vacuna. Según MonitoraCovid-19 / Fiocruz, si se mantiene esta velocidad, Brasil tardará alrededor de cuatro años y medio o 1.729 días antes de que toda la población reciba ambas dosis. ¿Recuerda que el exministro de Salud llamó “ansiedad” a las prisas por la inmunización? El 23 de marzo, el mandatario hizo un comunicado nacional sobre vacunación, mintió durante los más de tres minutos de discurso.

El 24 de marzo, luego de un año de pandemia en el país, sostuvo una reunión con los presidentes de los poderes Legislativo y Judicial y con gobernadores aliados, anunciando que el gobierno creará un comité para manejar la crisis pandémica del Covid-19. Declaró un escándalo más: "Nos vamos a dedicar a la vacunación masiva, pero también al tratamiento temprano". No mencionó medidas restrictivas, por el contrario, interpuso una Acción Directa de Inconstitucionalidad contra las medidas adoptadas por tres gobernadores - de Bahía, Rio Grande do Sul y DF.

Ha habido varios intentos de adquisición de vacunas Covid-19 por parte del sector privado con el fin de eludir los criterios de prioridad establecidos en el plan nacional de inmunización y establecer la ruptura de la línea única bajo el mando del SUS a través del Programa Nacional de Inmunizaciones. Esta adquisición fue fácilmente aceptada por el Presidente y se convirtió en ley en febrero de 2021. Sin embargo, la Ley 14.125 / 21, condicionó el permiso del sector privado para comprar la vacuna a la donación obligatoria del 100% de las vacunas al SUS, mientras que no se vacunan todos los grupos considerados prioritarios, La Corte Federal de Brasilia consideró inconstitucional esta Ley, por el uso antes mencionada. El mal uso del SUS es el resultado de la presión del sector privado que antepone los intereses comerciales a la vida. El artículo de Paulo Ribeiro, del 27/03/2021, en “Esquerda Online”, analiza los intereses de la burguesía nacional en juego en este proceso.

Es de destacar que la venta de vacuna al sector privado perjudicará la oferta del sector público, pues ante el escenario de poca disponibilidad de vacuna, cualquier cantidad que vaya al sector privado, será menos vacuna para el sector público, que constitucionalmente tiene la obligación de servir a todos, independientemente de su capacidad de pago.

Ante la lentitud de la vacunación y el colapso del sistema de salud, el momento requiere la adopción coordinada e inmediata de estrictas medidas restrictivas a la circulación de personas con encierro por 21 días, a nivel nacional, para reducir la transmisión de Covid19. Para viabilizar el cumplimiento de estas medidas, es fundamental asegurar una asistencia financiera de emergencia efectiva por un monto de 600 reales hasta el final de la pandemia para personas en situación de vulnerabilidad y apoyo a las pequeñas empresas en dificultades para mantener el empleo y los salarios.

Es necesario acelerar la investigación de los delitos cometidos contra la población brasileña por el presidente y el exministro de Salud durante la pandemia. La Fiscalía Federal en el Distrito Federal investiga el uso de recursos públicos para la compra de medicamentos ineficaces, omisión ante el colapso en Manaos y la ausencia de medidas para adquirir vacunas, en una Investigación Civil que investiga presuntos hechos de improbidad administrativa atribuidos a el exministro de Salud, Eduardo Pazuello. El 11 de marzo, los senadores pidieron ayuda al CNS para instalar el CPI Covid-19. El objetivo es investigar las acciones y omisiones del gobierno federal en el abordaje de la pandemia del nuevo coronavirus en el país.

El 23/03/21 la OAB solicitó a la Procuraduría General de la República presentar una denuncia contra el presidente Jair Bolsonaro ante el STF (supremo tribunal federal) por los delitos cometidos durante la pandemia Covid-19 previstos en el Código Penal. En el documento, la OAB critica el hecho de que el gobierno federal indique la hidroxicloroquina como medicamento preventivo para Covid-19 y el uso de recursos públicos para la compra del medicamento. Hay 56 solicitudes de juicio político activas que incluyen episodios como el llamado a un acto contra el Congreso Nacional; el discurso falso sobre el uso de cloroquina para el tratamiento temprano contra Covid-19; y la presunta injerencia con la Policía Federal.

El SUS (sistema único de salud), el sistema público más grande del mundo, ha demostrado su decisiva importancia en el servicio a la población, aunque ha sufrido, especialmente en los últimos cinco años, un proceso de desmantelamiento, privatización y desfinanciamiento. Sin SUS, el drama vivido sería mucho peor. Por eso, más que nunca, necesitamos defender al SUS público y estatal, valorar a sus trabajadores. ¡y cesar pronto la política de muerte coordinada por el gobierno de Bolsonaro, antes de que se pierdan más vidas! ¡Fuera Genocida! ¡Es por la vida de los brasileños! ¡Es por la seguridad de la humanidad!