Inundaciones en Europa: destrucción capitalista del medio ambiente

Escribe Emiliano Monge

Tiempo de lectura: 3 minutos

Al menos 188 personas en Alemania y Bélgica han muerto por las inundaciones después de que cayeran dos meses de lluvia en un par de días (NYT, 17/7). Las mediciones arrojaron para julio el indicador más alto en 200 años. Más de 1.300 personas están desaparecidas en Alemania. Un funcionario alemán dijo que la crisis climática "ya no es abstracta. La estamos experimentando de cerca y dolorosamente" (AJ+, 16/7). Se refiere al aumento de las temperaturas provocado por el aumento de los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera.

En la ciudad de Maastricht, en el sur de Holanda, se ha evacuado a 10.000 personas por temor a un desborde del río Mosa. En Renania del Norte-Westfalia han muerto al menos 46 personas. En Bélgica subió a 31 el domingo. Cientos de miles están incomunicados y sin electricidad o agua. Los niveles de daño son descritos como los peores desde la Segunda Guerra Mundial - como “en un bombardeo".

La destrucción del medio ambiente se suma a la falta de inversiones en infraestructura. Uno de los fenómenos es la expansión inmobiliaria privada y el consecuente “sellado del suelo”. Friederike Otto, directora del Instituto de Cambio Ambiental de Oxford indica: "Sabemos esto por la física, así como por las observaciones y proyecciones climáticas (…) el hecho de que tales lluvias torrenciales tengan consecuencias tan dramáticas se debe en gran medida al sellado del suelo” (cleanenergywire.org, 16/7).

Paral activista británico por la Justicia Climática Ashish Ghadiali, las “transiciones verdes” constituyen un fraude: “No se resuelve esta crisis creando un nuevo apocalipsis: las soluciones capitalistas verdes no acabarán con el colonialismo y el extractivismo de los últimos 400 años; simplemente reemplazará la extracción de carbón con la extracción de metales preciosos necesarios para fabricar baterías para la nueva economía verde. Lo que se necesita es una transformación mucho más profunda” (cleanenergywire.org, 16/7). Las energías renovables y los autos eléctricos se han convertido en las joyas del mercado y del financiamiento bursátil.

Colapso civilizatorio

Los gobiernos son incapaces de frenar el cambio climático. Así, no se va a llegar a la pauta del calentamiento global menor a dos grados Celsius para 2030. El cambio climático afecta de muchas maneras, una de ellas es que hace que las tormentas portadoras de las lluvias se muevan a menor ritmo (“traslación”) que en décadas anteriores, haciendo que los efectos de tormentas sean más intensos y destructivos.

De acuerdo a la Agencia europea de medio ambiente, el daño de eventos hidrometeorológicos, causantes de dos tercios de los daños de los llamados “desastres naturales”, se han incrementado desde 1980. El 20% de las ciudades europeas con más de 100 000 habitantes es muy vulnerable a las inundaciones de los ríos. Las superficies impermeables ("sellado del suelo") evitan que el agua se drene.

Europa cuenta desde hace años con el “plan Copérnico” - los satélites para prever las inundaciones y crear mapas de inundaciones. Sin embargo, los cambios climáticos son tan bruscos que no se puede prever este tipo de eventos. Las inundaciones son responsables de buena parte de las muertes en el tercer mundo, sobre todo en zonas costeras, donde vive una buena parte de la población mundial.

Durante los últimos años el avance de los seguros contra inundaciones ha ofrecido un pingüe negocio al capital financiero. . Los estados también han desarrollado una imbricada infraestructura jurídica para desligarse de responsabilidades penales por la contaminación ambiental.

Angela Merkel dijo que “si lo miramos a lo largo de los años, siempre ha habido una tormenta y una inundación” (Reuters, 17/7). Sin embargo, en junio, las precipitaciones alcanzaron los 96 litros por metro cuadrado, 10 litros por encima del promedio del período de referencia de 1961 a 1990. En la primera quincena de julio, alrededor de 68 litros por metro cuadrado, El 86% del objetivo ya se cumplió, dijo Andreas Friedrich, portavoz del Servicio Meteorológico Alemán (DWD). Alemania ya se ha calentado alrededor de 2 grados centígrados desde el comienzo de la industrialización. Con un promedio de 19 grados Celsius, junio en Alemania ya fue 3,6 grados más cálido que el promedio del período de referencia. "Nuestro análisis de radar de lluvia de los últimos 20 años muestra: Los eventos de fuertes lluvias pueden ocurrir en cualquier lugar de Alemania porque se deben al sistema caótico" (cleanenergywire). El candidato reemplazar a Merkel, el conservador Armin Laschet, fue duramente criticado por la falta de política medioambiental.