Subte: pandemia, asbesto y salario

Escribe Ramón Acuña (Delegado Taller Rancagua)

Dos debates en el cuerpo de delegados de AGTSyP y nuestra propuesta.

Tiempo de lectura: 4 minutos

El viernes 15 de mayo los trabajadores del subte nos enteramos de que otros seis compañeros tienen neumoconiosis, problemas de salud producido por el material cancerígeno asbesto. Hasta ahora, son 25 los casos confirmados. El asbesto y las paritarias fueron debatidos en un plenario de delegados de la AGTSyP realizado el mismo día.

Los trabajadores denunciamos la presencia de asbesto en enero de 2018. Producto del reclamo y la lucha se logró que comiencen a realizarse estudios. Hasta ahora todos los casos habían sido de trabajadores de los talleres del subte, donde se mantienen y trabaja con las piezas contaminadas. Luego logramos que los estudios se extendieran a otros sectores. Ahora lamentablemente se ha confirmado que uno de los compañeros afectado pertenece al sector tráfico. Esto abre un gran interrogante sobre todo el resto de los trabajadores qué se desempeñan en los túneles, e inclusive sobre los usuarios. Tras más de dos años, hasta el momento se hicieron estudios auditados por el sindicato a 1.176 trabajadores sobre un universo de 4.500. Se desconoce cuál es la situación de los otros 3.400, sin contar a quienes trabajaron en algún momento y jubilados.

Un reciente fallo judicial obtenido por el sindicato, entre otras cosas, determinó que se inspeccionaran todas las flotas del subte y “la prohibición de la manipulación o contacto con piezas, materiales, componentes o lugares con asbesto, sean previamente así determinados o con sospechas de serlo”.

El quid de la cuestión es que el gobierno de la Ciudad, tras el inicio de la pandemia del Coronavirus, incumplió un compromiso firmado de dar plazos y un plan concreto de eliminación total del asbesto en todo el subte, comenzando por el compromiso con las flotas de la línea B (a lo que deben sumarse otras de las de las líneas C y E).

La última medida convocada por nuestro sindicato fue la movilización en diciembre último a SBASE, el órgano gubernamental titular del servicio. En esa oportunidad se intimó a la empresa Metrovías y al Gobierno de la Ciudad a que presentara un plan de cambio de flotas con fecha límite al 1 de marzo de este año.

El 3 de marzo, cuando se calentaban motores para una medida de fuerza mayor, en un acta de audiencia con el sindicato “SBASE manifiesta que el 28 de febrero pasado la jefatura de Gabinete y la secretaría de transporte de la CABA instruyeron a Subterráneos de Buenos Aires S.E. a iniciar las tareas referidas a la compra de material rodante nuevo para la Línea B para reemplazar la flota MITSUBISHI” se solicitaba un plazo para cuestiones técnicas y financieras, estableciéndose que… “se anunciara en un plazo de 30 días”.

Sin embargo, tras el comienzo de la cuarentena, estos plazos fueron incumplidos, no se ha tenido más noticias al respecto, y el gobierno de CABA ha votado una emergencia económica con recorte de partidas que debe encender las alarmas. Los exámenes médicos se paralizaron, cuando deberían realizarse más que nunca, ya que las afecciones por asbesto agudizan radicalmente el cuadro médico de una persona con coronavirus por el deterioro pulmonar, y como lo ha reconocido la propia ART, los afectados son población de riesgo.

En el plenario se resolvió avanzar con aspectos parciales contra el asbesto (retiro de piezas contaminadas, etc.). Sin embargo, frente a nuestra propuesta de avanzar en forma decidida con la difusión y un plan de lucha por la desabestización total y el cambio de flotas, los compañeros de la directiva de AGTSYP se opusieron, planteando el contexto de pandemia, proponiendo en los hechos una gestión paulatina del problema, y poniendo de relieve los avances obtenidos hasta el momento (estudios, inclusión de 1.660 en el listado de trabajadores que la ART les reconoce el Asbesto como agente de riesgo, lavado de ropa en talleres, descontaminación parcial de algunas formaciones, etc.).

Los avances y el compromiso referido fueron obtenidos con lucha, y deben ser defendido de la misma manera. Cualquier freno al reclamo contra el asbesto por parte del Gobierno de la Ciudad, en nombre de la emergencia por el Coronavirus, debe ser justamente en nombre de la misma emergencia dado que el asbesto es un agente que potencia los riesgos por el Covid-19.

Por ello llamamos a realizar una campaña de denuncia pública y debatir en asambleas y plenarios un plan de lucha para exigir que se cumpla el acta acuerdo, que se resuelva la desabestización integral de talleres, estaciones, túneles, instalaciones fijas y renovación de flotas, y defender el más elemental de nuestros derechos: no morir trabajando.

Paritarias: que se indexen los salarios por inflación

En el otro punto debatido en el plenario de delegado, la Comisión Directiva de Agtsyp dijo que, en estos momentos, dado las particularidades de la crisis desatada por la pandemia, sería "inconveniente" o "no aconsejable" pedir la reapertura de la discusión paritaria. Los motivos serían "el contexto general de discusión en el mundo laboral de bajas de salarios", sumado a que la empresa concesionaria "redujo notablemente su facturación" debido a la merma del servicio.

Todos sabemos que el subte jamás dejó de funcionar durante la cuarentena obligatoria. Pero, además, Metrovías el año pasado anunció ganancias por $721,8 millones, con una suba del 256% contra el año anterior. La empresa no demuestra tener problemas de liquidez. Por ejemplo, cuando abona un plus salarial a los trabajadores que no realizan medidas de fuerza contra el asbesto.

Varios delegados rechazaron la posición de la directiva y argumentaron que desde que venció la paritaria, tenemos aproximadamente un 7% de desfasaje con respecto a la inflación (tomando los datos del Indec). Esto cuando la escalada de precios afecta sobre todo a alimentos básicos y productos de higiene y seguridad.

Además, el impuesto a las ganancias cercena el poder adquisitivo de numerosos compañeros, con descuentos que llegan al 10% del valor neto del sueldo.

Por ello es vital para el conjunto de los trabajadores que reclamemos apertura inmediata de la discusión paritaria, salarios indexados de acuerdo con la inflación, licencias a los grupos de riesgo pagas al 100% en todos los sectores, viáticos extraordinarios (para costear los gastos de traslado en la pandemia) a cargo de la empresa.