Textil Río Grande: el camino lo marca Sedamil

Escribe Juan Ferro

Tiempo de lectura: 2 minutos

La patronal de Sedamil ha iniciado el proceso de desprenderse definitivamente del 50% del personal. Al igual que en su planta de Trelew -hoy ocupada por los trabajadores- han llegado a su fábrica de Tierra del Fuego, Textil Río Grande, las propuestas de aceptar retiros voluntarios. Además de tratarse de despidos encubiertos, son un abierto chantaje de parte de una patronal que debe hasta la primera quincena de marzo, cuando aun no se había decretado la cuarentena.

La voluntad de los trabajadores es resistir estos ataques patronales y salir a luchar. Pero la burocracia de la AOT viene jugando un papel miserable de desgaste del conflicto. El lunes se realizaron en salones de la municipalidad dos asambleas desdobladas de trabajadores. En la primera de ellas, donde se encuentra el sector más combativo, se rechazaron los retiros voluntarios y se planteó la ocupación de la planta como lo hicieron sus compañeros de Chubut.

La burocracia d e la AOT se opuso a la ocupación. Después de un desgastante debate, planteó seguir el conflicto por las “vías legales” y, en el mejor de los casos, poner una carpa en la puerta d e la empresa. En la segunda asamblea, la burocracia fue más lejos y ni siquiera formuló lo de la carpa en la puerta. El propósito claro de la AOT es dilatar el conflicto hasta que una parte de los compañeros se desgaste y se discuta una salida una vez que una parte de los trabajadores haya aceptado el chantaje.

Los compañeros terminaron las asambleas con una sensación de bronca e impotencia. Armaron una adhesión a la gran marcha que se realizó en Trelew juntos a otros trabajadores textiles, trabajadores de la pesca y estatales, en un camino de coordinación de todas las luchas de la provincia de Chubut. Los términos del comunicado, leído en la finalización de la marcha, expresan la voluntad de seguir el camino de Sedamil Trelew.

Los trabajadores de Textil Rio Grande recibieron una parte proporcional del sueldo a través de la Anses, pero la empresa aun no ha puesto un mango de los salarios. El camino de los textiles de Sedamil Trelew se tiene que replicar en Tierra del Fuego. Hay que ocupar la planta y reclamar la totalidad de los salarios adeudados, no levantar la ocupación Trelew hasta que paguen los sueldos.

Esta patronal negrera tiene que sentir ha perdido su dominio sobre ese lugar de trabajo y que sus maquinas pueden producir sin su dirección. La ocupación es arma muy importante para los trabajadores. Si la patronal no paga, que el gobierno se haga cargo de la empresa y, bajo el control d e los trabajadores, la readapte para la fabricación de artículos textiles para la pandemia. Que el propio gobierno de Chubut haya ofrecido hacer una compra importante de frazadas a Sedamil para los hospitales indican la validez de una propuesta de esta naturaleza.

Viva la lucha d e los textiles de Rio Grande. Ningún despido encubierto. Ocupación de la planta. Hay muchas condiciones para ganarle una asamblea a una burocracia que trata de hundir la lucha de los obreros de la Textil Rio Grande.