Tandil: por la victoria de los trabajadores de Loimar

Escribe Franco Puente

Tiempo de lectura: 3 minutos

Los trabajadores de Loimar decidieron volver a las calles con medidas de protesta luego de haber suspendido las mismas por el aislamiento social obligatorio.

Alrededor de las 9:30 de la mañana, el lunes pasado los trabajadores de la planta ceramista se congregaron en la explanada del Palacio Municipal, cortando una de las calles principales del centro de la ciudad y aplaudiendo al ritmo de los bombos, manteniendo el distanciamiento y tomando las medidas sanitarias de precaución. Allí fueron recibidos por algunas autoridades municipales y redactaron un petitorio.

Hace ya siete meses del inicio del conflicto, luego de que la patronal anunciara primero diez despidos (que fueron fuertemente resistidos por los trabajadores organizados en asamblea permanente) y finalmente el cierre total de la planta, que cuenta con 81 trabajadores.

Esta acción de lucha, como todas las anteriores, fue votada por los trabajadores en asambleas democráticas. Este método de deliberación es el que va a llevar a la victoria a esta lucha por la reincorporación de los compañeros.

La situación de los trabajadores

Los trabajadores están acorralados por la falta de ingresos. La patronal adeuda salarios y retroactivos de paritarias desde antes de los despidos. Sólo una minoría pudo cobrar el IFE y como consecuencia de la pandemia sus “changas”, con las que algunos venían sustentándose, se vieron suspendidas.

Por otro lado, las actividades del Ministerio de Trabajo se encuentran paralizadas por el aislamiento social, dejando al conflicto en un suspenso intolerable. Es decir que los trabajadores no sólo están desocupados, sino que sus ingresos básicos no están siendo garantizados de ninguna manera, lo que lleva a los compañeros a tener que recurrir a colectas impulsadas por sindicatos y organizaciones sociales y políticas, para poder subsistir.

En este marco, la estrategia de la patronal apunta al desgaste y la división, a través de distintas maniobras, comunicándose individualmente con algunos de los obreros. Pese a esto, los trabajadores están más unidos que nunca.

Se agotó la paciencia

Desde el inicio del conflicto, los obreros siempre estuvieron a disposición del Estado, manejándose a través de las vías burocráticas y legales correspondientes. Si bien hicieron permanencias pacíficas en la puerta de la planta, al costado de la ruta y en la vereda del municipio, uno de los delegados manifestó: “no hemos cortado ni una sola calle”. Pero viendo la extensión del conflicto y la ausencia de soluciones concretas, la paciencia se empieza a agotar y según, declararon durante la manifestación, están dispuestos a tomar medidas más extremas, como lo hicieron en el año 2008. La solidaridad de distintos sectores de la sociedad con los obreros de Loimar se ha visto reflejada en los últimos días, en una campaña fotográfica lanzada por las redes sociales.

Pandemia y lucha obrera

Los conflictos obreros se han acentuado como consecuencia de la pandemia. La cuestión de los protocolos de seguridad e higiene, la falta de insumos sanitarios en los puestos de trabajo, los despidos y suspensiones que impulsa el capital para mantener su margen de ganancia, ha encontrado sus límites en las luchas obreras como las de Penta, BedTime, Acindar y Fate. La lucha de los trabajadores de salud también está en la primera línea de este movimiento.

El conflicto de Loimar se inscribe, de esta manera, en un escenario más general de luchas obreras en defensa de los puestos de trabajo, el salario y la vida. En la provincia de Buenos Aires, hay conflictos en distintas cerámicas de Azul y Pilar, y en Cerro Negro, en Olavarría. El sindicato (FOCRA) debe llamar a un paro seccional por la reincorporación de todos los trabajadores despedidos y el pago de lo adeudado.

Es necesario impulsar la coordinación de todas estas luchas para que los trabajadores irrumpan, mediante la deliberación asamblearia, con un programa propio en el escenario de la crisis capitalista agravada por el Covid-19.

Por la victoria de los compañeros de Loimar y de todas las luchas obreras.

¡Reactivación de la planta con todos adentro!

¡Pago de lo adeudado!

¡Abajo los despidos!

¡Apertura de los libros!

¡Ocupación de toda fábrica que cierre o despida!