Nuevos casos de COVID-19 en Expreso Villa Galicia (líneas 263 y 266)

Escribe Vero Fernández

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los casos de coronavirus en el transporte de la zona sur del conurbano siguen creciendo. Expreso Villa Galicia picó en punta con ocho casos confirmados desde el inicio de la pandemia. Esta última semana se confirmó el nuevo caso de un inspector que cumple servicio en la terminal de Banfield y cuyo hermano falleció de COVID-19 recientemente. Dos choferes también dieron positivo, uno de ellos responsable por la desinfección de las unidades.

Cuando se conocieron los primeros casos, en el mes de abril, la repercusión mediática presionó para que la empresa tomara medidas de desinfección y prevención que hasta ese momento no había tomado. Ahora que las cámaras de televisión no andan rondando por la empresa, la patronal aflojó los controles sanitarios y los resultados están a la vista.

Recién el 25 de junio, cuando ya llevamos cien días de cuarentena, la UTA publicó en su sitio web un protocolo en caso de sospecha de coronavirus. Sin embargo, en los lugares de trabajo, el sindicato brilla por su ausencia. En particular, el sindicato no se ha expresado en ningún sentido con respecto a Expreso Villa Galicia, donde se contabiliza el mayor número de casos positivos del transporte automotor urbano. Los trabajadores de EVG reclamaron a la patronal el testeo masivo de todos los trabajadores cuando ocurrieron los primeros casos, pero ante la negativa de la patronal, la UTA no tomó ninguna acción concreta.

Situación salarial de los choferes

Además de la exposición al virus, los choferes sufren la merma de sus ingresos. En el caso de EVG, debido al recorte de horas extra, los trabajadores perciben entre $7 mil y $10 mil menos que antes de la pandemia. En Empresa Andrade, que une Remedios de Escalada con Don Orione, los choferes están percibiendo el salario en “cuotas” de $4 mil, las horas extra no están siendo abonadas y hay una treintena de compañeros suspendidos.

En el interior de la provincia de Buenos Aires, los choferes van al paro en reclamo de sus salarios en Mar del Plata (interurbanos) y Tandil. En el interior del país, continúan en conflicto Córdoba, Tucumán y San Luis.

La situación varía de empresa en empresa, pero el resultado siempre es el mismo: recorte de salarios. La UTA evita nacionalizar el conflicto y su política responde a intereses de fracciones alineadas con diferentes grupos capitalistas.

Frente a esta situación se hace necesario discutir la puesta en pie de un Congreso de Trabajadores del Transporte, con delegados electos por la base, para discutir un programa de defensa de todos los puestos de trabajo, el salario y la salud.

LEER MÁS Los cien días de la cuarentena