La jornada de lucha convocada por Conadu (H)

Escribe Diego Toscano - Secretario General de ADIUNT

Tiempo de lectura: 2 minutos

Para el próximo viernes 3 de julio, CONADU Histórica ha convocado a una jornada nacional de lucha.

Esta medida llega después de 100 largos días de clases virtuales, en las que se ha desarrollado una extrema precarización laboral de la docencia universitaria, que incluyó la rebaja salarial un día antes de la cuarentena, la fragmentación del aguinaldo, atropellos de diverso tipo en casi todas las universidades, para imponer una modalidad de trabajo sin garantizar las condiciones para su desarrollo, el abandono de los docentes por parte de las obras sociales y un largo etcétera.

Diversas asociaciones de base venían llevando adelante luchas en sus universidades ante esta grave situación pero aisladamente, sin que la Federación hubiera tomado medidas de conjunto.

La conducción de CONADU Histórica está enrolada en el Frente de Todos. Este alineamiento político se ha traducido en un impasse ante los grandes problemas de la docencia universitaria (y del país) como la discusión de la cláusula gatillo (y la postergación de la discusión salarial) y la discusión sobre condiciones laborales durante la cuarentena, a las que asistió sin una estrategia de lucha y sufrió fuertes desplantes de parte de su propio gobierno, que ha preferido viabilizar el ajuste universitario de la mano de los rectores y de la burocracia de CONADU y FEDUN.

Estos desplantes forman parte de la crisis de fondo que se incuba en la coalición gobernante frente a los grandes problemas políticos, como el destino de la cuarentena, el pago de la deuda externa, la estatización de Vicentín, etc. El propio comunicado de convocatoria a la jornada señala que las medidas que viene tomando el gobierno descargan “la crisis sobre los trabajadores/as y el pueblo”. Sin embargo, la inscribe en una política de presión al gobierno para “legislar (sic) de manera urgente...un impuesto que grave a las grandes fortunas, la expropiación plena de Vicentin y la suspensión del pago de la deuda externa y su investigación”

Pero el gobierno va en la dirección contraria al que plantea la conducción de la Federación y no se puede esperar nada de él, como lo alertamos desde la Secretaría General de ADIUNT en el plenario: va a un acuerdo con los bonistas en contra de los intereses nacionales, va al rescate de Vicentín y del conjunto de la gran patronal en quiebra, avanza en la precarización laboral y en el desmantelamiento de la cuarentena al servicio de las presiones empresarias, etc.

Es llamativo que, en el comunicado de convocatoria de la Jornada de Lucha, no se llame a los sindicatos de las otras federaciones ni a sus bases a sumarse, a sabiendas que existen numerosos sectores combativos en sus filas. Es una concesión a la burocracia que históricamente nos ha entregado, y justo en la previa de la apertura de la discusión paritaria. Más que nunca, está planteada la necesidad de un congreso de bases de toda la docencia universitaria y la coordinación con el conjunto de las luchas que están emergiendo en este período para batallar por un salida a la crisis.

También es sintomático que se haya retirado la palabra “paro” del comunicado de convocatoria a la jornada, cuando era el mandato de numerosas asociaciones de base y formaba parte de la votación (apagones,paros y actividades de difusión). Expresa una vacilación sobre la propia medida votada, que contrasta con la necesidad de una fuerte decisión de ir a la lucha por el salario y las condiciones laborales.

Señalando estas limitaciones y luchando por superarlas, vamos con todo a la Jornada Nacional de Lucha del próximo 3 de Julio, con paros y apagones virtuales.

Llamamos al conjunto de la docencia universitaria y al estudiantado a sumarse.