Créditos para las computadoras docentes: una estafa

Escriben Walter Sánchez y Federico Cano

Tiempo de lectura: 2 minutos

El gobierno nacional lanzó un crédito para que las y los docentes de los niveles obligatorio y superior no universitario compren una computadora. Su objetivo sería “fortalecer la enseñanza en la pandemia de coronavirus Covid-19”. El plan deja afuera a los docentes de las Universidades.

Al crédito podrán acceder docentes que cobren hasta cuatro salarios mínimos -es decir, $67.500, el equivalente al precio de una notebook de mediana calidad-, y se aplicará una tasa de interés del 12% en un plazo de 36 meses. Las cuotas mensuales para las computadoras más económicas, de $50.000, rondarían los $1.700 y alcanzaría $3.400 para las de gama más alta, que rondan los $100.000.

A la clase capitalista se le otorgan subsidios (que no devolverá) como los ATP, excepciones impositivas, disminución de cargas sociales. A las y los trabajadores, en cambio, -en un gremio donde el 80% son compañeras mujeres, madres, sostenes de hogar- se los endeuda cada vez más para “fortalecer la enseñanza en la pandemia”. No digamos ya que el crédito es, además, un negocio para bancos y cadenas de electrodomésticos.

El estado manda a uno de los sectores de trabajadores más sacrificados durante la pandemia para que compre su propio material de trabajo, del que dependen el sostenimiento de la educación de las y los estudiantes del país. Según una encuesta nacional de condiciones laborales, a la que respondieron más de 15 mil docentes de todo el país, el 80% afirmó estar trabajando más horas que cuando hay clases presenciales. En la misma consulta se evidenció que, por lo menos, el 30% no posee su propia computadora. }

La brecha educativa, que empuja a la deserción al 50% de los estudiantes de secundaria, pretende ser saldada trasladando los costos a la docencia. En esta misma semana, se condenó al atraso a los sueldos en las inconsultas paritarias nacionales donde la burocracia "acordó" sumas fijas; ahora nos proponen endeudarnos. La docencia debe discutir cómo intervenir en la crisis.

Es el Estado el responsable de garantizar la continuidad pedagógica y de proveer los elementos tecnológicos necesarios para ello. El planteo del "crédito" descarga esta responsabilidad sobre los trabajadores.

Deben entregarse masivamente notebooks a docentes y estudiantes, liberación de datos de internet de las compañías telefónicas en horario escolar y un plan de infraestructura digital para que el WiFi y la conectividad llegue a todos los barrios del país.