Avanza la lucha de la salud: segundo paro arrancado a la burocracia en una semana

Escribe Julián Asiner

Tiempo de lectura: 3 minutos

La Federación de Profesionales de CABA -que nuclea a las asociaciones de profesionales de las disciplinas “no médicas” que intervienen en el campo de la salud- definió un paro de 36 horas para la semana que viene. La medida comenzaría el martes 24 a las 12 hs y se extendería hasta las 0 del miércoles 25.

La decisión de convocar al paro fue tomada en soledad por el Consejo Ejecutivo de la Federación, sin participación de los presidentes y secretarios de las asociaciones. Se trató de un verdadero volantazo, luego del inmenso descrédito que había generado la convocatoria de un “cese de actividades” de 30 minutos (¡!), como respuesta al pedido de ALE (enfermería) y otras asociaciones de acompañar las jornadas de lucha del 20 y 21N con un paro general.

Hacía meses que un grupo de asociaciones (trabajo social, terapia ocupacional, ciencias sociales, musicoterapia, veterinaria) venía reclamando medidas de fuerza por parte de Federación. El Consejo Ejecutivo le dio la espalda a esta demanda, argumentando que asociaciones numerosas como Psicología, Bioquímicos, Nutrición, Farmacia, etc., no estaban dispuestas a parar en un contexto de pandemia. Sin embargo, cuando la movilización por abajo le impuso a la burocracia de la Asociación de Médicos Municipales (AMM) la convocatoria al paro del 17N, el Consejo Ejecutivo cambió de postura y se acomodó a la velocidad del rayo, plegándose a la medida.

El paro de 36 horas para el 24 y 25 de noviembre había sido votado por la asamblea general que se reunió en la puerta de la Jefatura de Gobierno, con mayoría de residentes y concurrentes, tras la marcha del 17N. Esa movilización había sido saboteada por las dos alas de la burocracia de la AMM (Gilardi y Rojo) y por el propio Consejo Ejecutivo de Federación, a pesar de lo cual participaron un gran número de profesionales tanto de las asociaciones que sí convocaron como de las que no convocaron.

La convocatoria a este paro es el segundo volantazo que tiene que tomar Federación de Profesionales, cuya dirección empezó a bailar al ritmo de la presión de las bases. Es, también, el segundo paro arrancado a la burocracia de los gremios sanitarios en tan solo una semana. La conquista del paro ratifica la justeza de la decisión de las asambleas de residentes y concurrentes que, recuperando la experiencia de diciembre pasado, votaron hacer activo y con movilización el “paro sin concurrencia” (dominguero), que la burocracia de la AMM había diseñado para el 17N.

La Lista 10 de Rojo, cuyas filiales habían promovido las asambleas hospitalarias que presionaron por esa medida, quedó a contracorriente por su negativa a marchar y a disputarle en las calles la dirección del proceso de huelga a Gilardi.

El respaldo de Federación de Profesionales al paro de 36 hs es un enorme espaldarazo al movimiento de trabajadores de la salud, que ratifica los métodos asamblearios adoptados y la determinación de lucha independiente. Imponer un pliego paritario (100% de aumento, 100 mil pesos de inicial, pase a carrera profesional, ART y salario para concurrentes) y una agenda de lucha propia a la burocracia de los gremios era una pre-condición necesaria para ganarle la pulseada al gobierno porteño.

El desarrollo de un proceso de huelga con paros progresivos en CABA es una invitación a la lucha al resto de las jurisdicciones del país, que entre hoy y mañana se van a estar movilizando por las reivindicaciones de enfermería. Es un convite especial para todas aquellas provincias que tienen paritarias en crisis, como Buenos Aires, donde CICOP rechazó la oferta del 15% de Kicillof y reunirá a su congreso de delegados este fin de semana. Es también la oportunidad para unificar la pelea de nación contra el 7% y de administrativos de Sutecba contra el 15%, ya que un triunfo de profesionales de CABA reforzaría la posibilidad de reabrir esas paritarias cerradas contra la voluntad de sus bases.

Con una inflación que se dispara, una victoria de la lucha de la salud abriría las puertas a la defensa del salario en todo el movimiento obrero. La salud es una entelequia si se la considera al margen de los medios materiales necesarios para la reproducción de la vida. ¡Sigamos adelante!