Polo Obrero oficial, en pánico, recurre a la violencia

Escribe Leonardo Perna

Tiempo de lectura: 2 minutos

En la asamblea de las organizaciones piqueteras convocadas en el Obelisco ayer, lunes, el aparato del PO, se opuso a la lectura de la posición llevada por escrito el Polo Obrero (Tendencia). Esa declaración manifestaba nuestro apoyo a la asamblea y a una acción común contra el hambre y el ajuste. Una patota se abocó a la tentativa de destruir los varios volantes que repartimos con esa declaración y de correr de la asamblea a la delegación de la Tendencia que se encontraba presente. La orden la dio de manera directa Belliboni.

Por supuesto, nuestros compañeros, más allá de los empujones y golpes recibidos, se mantuvieron firmes. Tenemos experiencia en enfrentar estas patoteadas.

Lamentablemente, el resto de las organizaciones presentes no se pronunció sobre la agresión con tentativa de censura política, como tampoco lo hicieron en casos anteriores. La violencia que ejerce este aparato contra quienes debería considerar compañeros de lucha, es una respuesta ciega a la creciente resistencia y a la oposición política cada vez mayor que suscita en sus propias filas. Se desarrolla en su interior un proceso de diferenciación política, que se pretende contener con los métodos de las patotas sindicales.

La combinación de la pobreza en masa, por un lado, con la suba ‘exponencial’ de la pandemia, por el otro, configura una situación social explosiva, acerca de la cual hemos venido advirtiendo en forma sistemática. Es una situación que no puede ser contenida con ‘presencialidades seguras’, ni ‘aperturas económicas’. En Brasil, los cierres que no quiso imponer Bolsonaro, lo han concretado, por fuerza, los mismos monopolios, que suspendieron actividades en toda la industria automotriz. Necesitamos una acción común con la clase obrera, y en especial con la docencia. Es la conclusión política que surge de las grandes marchas piqueteras – la respuesta a la desocupación, la desatención de la salud y el hambre.

Tenemos este jueves próximo, 8 de abril, el desafío de una enorme acción. El Polo Obrero (T) se apresta a concurrir en masa, para que se repongan todas las concesiones conquistadas, que el gobierno está eliminando en función del Presupuesto del ajuste, 2021, pactado con el FMI.