CABA: el cierre de los hospitales de Salud Mental

Escribe Maxi S.

Luego de la reunión en el ministerio.

El pasado jueves 6 de febrero, trabajadores y trabajadoras de hospitales de salud mental y otros, con el acompañamiento de algunos de sus gremios como Aghim, Sutecba, Atocba y músicos terapeutas participaron en el Ministerio de Salud de la ciudad de Buenos Aires de una reunión con el ministro Caridi, responsable de la ejecución del proyecto anunciado por las autoridades de los hospitales como “complejo de salud mental”. El mismo, busca unificar al hospital Borda, Moyano y Tobar Garcia, afectando además al hospital Udaondo, Ferrer y Alvear. También se hicieron presentes en el ministerio delegaciones de ATE y de la tendencia del Partido Obrero con el dirigente, ex legislador porteño, Marcelo Ramal.

Dicha reunión no arrojó claridad para los trabajadores y usuarios que ven peligrar la continuidad de sus fuentes de trabajo y tratamientos respectivamente. Sin embargo, las autoridades del hospital Alvear, uno de los perjudicados, ya ha cedido parte de sus terrenos para la construcción de una casa de medio camino (efector) que no tiene en cuenta ni las limitaciones ni las capacidades de las personas con padecimiento mental. Esto sería un completo error, lo que pone en evidencia los acuerdos por arriba y a espalda de los y las trabajadoras.

Esta reunión ha sido el resultado de la organización de las y los trabajadores del hospital Moyano, que desde agrupaciones como la Naranja blanca en el gremio Aghim, hace meses comenzaron a impulsar la deliberación que concluyó con una primer y exitosa asamblea en el hospital, que contó con la presencia de agrupaciones, delegaciones y representaciones gremiales de otros hospitales como el Borda, Tobar García, Alvear, hospital de quemados, Garraham, entre otros.

La ambigüedad y falta de claridad, en las acciones y definiciones de Médicos municipales y UPCN es un factor de confusión para la lucha. A diferencia de la burocracia de Ate Moyano que ha planteado limitar la organización y acción a las cúpulas gremiales, el espíritu de las asambleas es el de buscar la mayor amplia unidad desde las bases. Así surgió la segunda asamblea general del 21 de enero que votó una movilización al ministerio el día 30, la que finalmente arrancó la reunión del jueves 6 de febrero.

Ante la falta de claridad por parte del ministro en la reunión, los trabajadores han decidido convocar a una nueva asamblea para fortalecer el movimiento de lucha el próximo martes 11 en el hospital Moyano. La acción conjunta y consecuente como lo demostró la lucha de los residentes puede derrotar el proyecto del gobierno de Larreta. Es de vital Importancia, que todos los movimientos de lucha de la salud, como residentes y enfermería, se plieguen en la perspectiva de una lucha unitaria por la salud.

Hay que dejar bien en claro que, en este intento de avanzada sobre los hospitales, que lleva décadas, no hay ningún debate sobre la salud mental. No está en juego ninguna ley de desmanicomialización ni la integración del paciente con la sociedad, como algunos funcionarios, Intelectuales y dirigentes pretenden hacer creer a la opinión pública, académica y trabajadores de la salud.

Un gobierno como el de Larreta que se caracteriza por el remate de tierras públicas, de liquidación de derechos laborales a la docencia, estatales, enfermeros o el fallido intento de flexibilización laboral a los residentes, no puede ser bajo ningún punto de vista un gobierno que se proponga un progreso para la salud en general y para la salud mental en particular. El gobierno de la ciudad solo pretende hacer un negociado con las tierras públicas de los hospitales de salud mental más importantes del país. Este proyecto que representa el desmantelamiento de la estructura sanitaria en salud mental arroja a los pacientes crónicos a la calle, y esconde bajo un supuesto debate de salud mental, la apertura definitiva una perspectiva para las clínicas privadas, que determina la eliminación de los derechos de los pacientes y de los trabajadores.

No a la compactación de los hospitales ni al cierre de los hospitales especializados.

Defensa de salud mental pública y gratuita.

Defensa de los derechos de los usuarios y trabajadores

Mayor presupuesto, para nuevos efectores, personal e insumos.