La precarización laboral se cobró la vida de un trabajador bancario

Escribe Corresponsal

Tiempo de lectura: 1 minuto

Lo sucedido el viernes 31 en el Banco Nación pone de relieve la desprotección y precarización que vivimos en lo cotidiano en todo el gremio. No se trata solo de un hecho trágico de inseguridad, sino como consecuencia de la tercerización.

La reducción de personal mediante retiros voluntarios, la poli función se ha naturalizado y aumentan los problemas de salud como lo muestra el índice de licencias psiquiátricas. Falta personal de seguridad en los lugares de trabajo. El triste comunicado del sindicato se limita a tirar todas las culpas al gobierno anterior, pasando por alto la avanzada de las patronales sobre las condiciones de trabajo.

Así como las condiciones laborales, las medidas de seguridad también sufrieron la precarización y el deterioro, contratando empresas por licitaciones que no se especializan en el asunto, con personal rotativo, mal pago y en condiciones inhumanas. En la actualidad, los compañeros de seguridad cumplen con tareas bancarias, desde recibir a los clientes hasta brindar asistencia en los cajeros, se dedican a estas funciones justamente por la falta generalizada de personal en las mismas.

Todos los trabajadores que desempeña tareas en los bancos deben ser de planta permanente, desde la seguridad hasta limpieza.

Ante esto el sindicato convocó para el lunes posterior un paro de dos horas que se cumplió de forma desigual, en el caso del Banco Nación el mismo se extendió por el resto del día.

La medida convocada no tiene continuidad, en el marco de “solidaridad, bronca y reflexión” limita el desarrollo de una verdadera deliberación y acciones de lucha por modificar la raíz de nuestras condiciones de trabajo que atenta contra nuestra salud y en este caso extremo termina contra la vida.

El desarrollo de una acción real debe partir de una verdadera deliberación en todo el gremio, mediante asambleas por sector, que discutan las condiciones de trabajo, el efectivo pase a planta de todos los tercerizados (incluidos los de seguridad), el abastecimiento de personal para todas las sucursales y el cumplimento del convenio para trazar un plan de lucha nacional para revertir esta avanzada de las patronales bancarias.