"Normalización educativa gradual", Larreta desmantela ‘burbujas’ y conectividad

Escribe Ana Belinco

Tiempo de lectura: 2 minutos

Rodríguez Larreta anunció este lunes su plan para la vuelta a la “normalidad educativa¨. La medida afecta a más de 700 mil estudiantes. Actualmente se registran casi 800 nuevos casos diarios en el distrito.

Larreta anunció la liquidación del sistema de “burbujas”. De este modo, volveríamos a aulas completas a tiempo completo, apiñando entre 30 y 40 estudiantes en cada una, en plena pandemia y en edificios reventados por la desinversión en infraestructura escolar.

El segundo punto hace a la profundización de la línea extorsiva del gobierno sobre las familias. Sólo serán exceptuados y continuarán con educación a distancia aquellos chicos que tengan alguna condición de riesgo o convivan con personas de riesgo. El Jefe de Gobierno no aclaró si se contratarán a más docentes para que tomen esta tarea ni cómo piensa garantizar la conectividad de docentes y estudiantes que, desde el comienzo de la pandemia nunca garantizó.

El retorno se realizaría por etapas. La completa “normalización” sería alcanzada el 23 de agosto próximo. En cuanto a las universidades públicas y privadas, éstas podrán “optar” por retomar gradualmente las clases presenciales y confeccionar protocolos que -podemos dar por descontado- el Ministerio de Salud porteño avalará para luego ser aprobados por el Gobierno nacional. De esta manera también da un nuevo impulso a la UNICABA.

"La normalización educativa'' en pandemia, con altos niveles aún de contagios y fallecimientos y en vísperas de una tercera ola “inevitable” -Quirós dixit-, está lejos de cualquier preocupación pedagógica o educativa. Responde a la necesidad de que los adultos se presenten a sus lugares de trabajo y, por otra parte, a la presión de los capitalistas de la educación privada.

Por otra parte, Europa -en temporada veraniega- está siendo sacudida por cuartas y quintas olas, poniendo en jaque a las políticas aperturistas y sus gobiernos.

Desde Tribuna Docente Tendencia seguiremos organizando el rechazo a la presencialidad en pandemia, en defensa de la salud y la vida de la docencia y de las familias trabajadoras.

Desde esta orientación, impulsaremos junto al colectivo autoconvocado nuevas actividades y militaremos el paro del 2 de agosto, convocado por Ademys, para que sea el puntapié para organizar la huelga contra este plan del gobierno. Es necesario realizar asambleas por escuela y por distrito, así como una Asamblea unificada de todo el gremio con esta perspectiva.