Paro de 72 horas en OSPLAD

Escribe Corresponsal

Durante los días 20, 21 y 22 de este mes, los trabajadores de Osplad -la obra social de Ctera- convocaron a un cese total de actividades.

El paro fue contra el pago parcial del salario de enero. Alrededor de mil compañeros, del total de 1.500, cobraron apenas 12 mil pesos del haber correspondiente, sin especificar aún ni los motivos ni una fecha estimativa de cobro.

La medida fue convocada por Sitos, Sindicato de Trabajadores de Osplad. Comprendió 48 horas de paro en edificios administrativos y 72 horas en el Policlínico del Docente.

Al día de hoy, la patronal (¡la CTERA!) no da respuestas. En una audiencia convocada el lunes pasado en el ministerio de Trabajo, Osplad aseguró, inéditamente, contar con los fondos necesarios para el pago de los haberes pero que serían destinados para “otras obligaciones”. Esta tarde, se retomará la audiencia en el Ministerio.

Desde el jueves 6, la fecha del pago de los salarios, los compañeros de Osplad vienen organizando asambleas y retención de tareas en casi todos los edificios del país. La semana pasada se realizó un paro de 48 horas. También se hicieron movilizaciones al ministerio de Trabajo, cortes de calle frente al Policlínico del Docente, en Balvanera, y frente a la sede de la calle Paraguay.

El salario de Osplad viene en franco retroceso. La suma de la menor categoría no supera los 30 mil pesos. En 2018, se dieron aumentos en negro de apenas un 15 %. Además, el aumento del año pasado se otorgó mediante un plan preventivo de crisis, que la patronal acordó con Soeme, entonces gremio paritario. El aumento implicó $ 3700, en negro y proveniente de la deducción de aportes patronales. Ese acuerdo vence en marzo y nadie garantiza si esa suma continuará en abril.

Es más. La patronal incumplió el pago de los bonos de Macri de 2018 y 2019 y los aumentos a cuenta de 3.000 y 1.000 pesos al sector privado, decretados a principio de año por Fernández.

Mientras tanto, la impostura de las autoridades es total. En recientes declaraciones, Sonia Alesso -titular de Ctera- declaró que “no puede haber un maestro que esté por debajo de la línea de la pobreza, que cobre sumas en negro y que le depositen el sueldo a mitad de mes como ocurre en algunos distritos" (agencia DERF, 31/1).

Por otra parte, la obra social atraviesa una profunda crisis de financiamiento, no sólo producto de la crisis del sistema sanitario general, sino de una política de vaciamiento: caída de prestaciones, caída de la cápita de afiliados y la venta indiscriminada de activos.

Los trabajadores de Osplad y de todo el país nos debemos un debate acerca de las obras sociales y el sistema público de salud. La salud de nuestras familias debe ser administrada por sus propios trabajadores, no por las gerenciadoras y burocracias de turno.

Vamos por la victoria de los trabajadores de Osplad. Por el 100 % del salario y un aumento que iguale la canasta familiar.