Rosario: qué necesitamos los cadetes precarizados

Escribe Guille Molesto

En Rosario se conformó un ejércitos de jóvenes precarizados que trabajan en la cadetería, la mayoría dentro del rubro de “emprendedor autónomo” en las aplicaciones o apps como Rappi, Pedidos Ya, Rapi Boy, Glovo etc. Como es de conocimiento público, no están contemplados en el hashtag #QuedateEnCasa y a esta altura serían una suerte de “Highlander el inmortal” de los mandados, repartiendo comida y medicamentos con barbijos y guantes que tuvieron que conseguir por sus propios medios.

Este escenario se desenvuelve en una ciudad donde el cuadro es explosivo. Días antes de la “cuarentena obligatoria”, la ciudad escalaba en el ranking de asesinatos violentos, más de 40 en lo que va del 2020, con implicancia de bandas narcos, las cúpulas policiales, el crimen organizado y la complicidad del Estado. El recambio de gobierno, con Perotti a la cabeza, acentuó este panorama. El primer día de la cuarentena obligatoria ya se registraron dos cadetes baleados y tantos otros sufrieron robos. Frente a esta situación, los trabajadores improvisaron reclamos, desde bocinazos masivos hasta asambleas en parques, donde la policía de la provincia los amenazó con llevárselos detenidos.

Esto se suma a los abusos policiales en toda la provincia, que está haciendo estragos en las barriadas.

Precariedad laboral

La mayoría de los apuntados por la policía son monotributistas, sin ningún tipo de aporte patronal con contrataciones encubiertas de las empresas de apps (trabajadores “autónomos” quedando por fuera de la Ley de Contrato de Trabajo), el otro tanto en negro o contratos basura (“truchos”: le reconocen la mitad de su trabajo); por lo tanto, no cuentan con obras sociales. O sea que necesitan salir a trabajar, y en el caso de los monotributistas para seguir pagando impuestos.

Una parte sustancial de ellos también son estudiantes, muchos extranjeros.

Estado de sitio

La amenaza de establecer un Estado de sitio nos deja en un estado de indefensión mucho más profundo.

Los trabajadores tenemos que luchar por la entrega de mascarillas, alcohol en gel y hacer las pruebas de detección, por nuestro grado de exposición pública y contacto con la población. Necesitamos hacer asambleas en los lugares de trabajo para determinar si debemos acogernos a la cuarentena, que debe ser naturalmente paga.

Una salida

Los trabajadores de la cadetería contratados y precarizados, debemos abonar a la lucha por esta salida y por el cumplimiento de todo el pliego de nuestras reivindicaciones mediante un plan de acción:

  • Subsidio de $30.000 para los trabajadores precarizados.
  • Eximición del pago de impuestos y servicios.
  • Análisis gratuitos y urgentes. Insumos gratuitos y de fácil acceso para la higiene y seguridad laboral.
  • Formemos piquetes para defendernos del abuso policial.

En Rosario, podés comunicarte al 341 3080557 para impulsar esta lucha.