Trabajadores de Starbucks en lucha

Escribe Federico Silvero

La empresa los hambrea en plena cuarentena.

Tiempo de lectura: 3 minutos

A partir de la imposición de la cuarentena en todo el país, la empresa Starbucks Argentina comunicó a sus trabajadores que les iban a pagar las horas mínimas -12 horas semanales, lo cual, cobrando entre 130 y 140 pesos la hora, redunda en una quincena miserable. Al mismo tiempo, informaron que no pagarían el presentismo. Así, Starbucks estafa el bolsillo de sus “colaboradores”, con plena colaboración del Sindicato de Pasteleros.

Argumentos ilegales

La empresa, para justificar la reducción del pago en los haberes, acusa estar “protegiendo los puestos de trabajo”, y señala que el pago del presentismo y antigüedad es “un lujo que no se pueden dar”. Sin embargo, estos argumentos son ilegales y vulneran los decretos laborales vigentes. No solo se han reducido los aportes patronales por DNU, sino que también se extienden créditos con bajas tasas de interés para pago de salarios.

En un “buen mes”, los trabajadores de Starbucks cobran entre 15 y 18 mil pesos, y el cobro es quincenal. Ante el nuevo régimen de las 12 horas semanales, estamos hablando de quincenas de entre $3.000 y $3.500 pesos, es decir que el sueldo se ha reducido por debajo de la mitad, justo cuando más es necesario para los trabajadores, muchos de ellos con familia y alquileres a cargo. Es tal el nivel de perversidad, que esta cifra la mantienen incluso cuando cinco días de la quincena fueron trabajados con normalidad (Starbucks cerró sus puertas el día 20, cuando fue decretado el aislamiento social).

Una situación generalizada

No se trata este de un ataque aislado por parte de la empresa Starbucks Argentina. Por un lado, como hemos denunciado desde Política Obrera, en Chile la misma empresa notificó a 1600 trabajadores que reduciría sus salarios a un 10%. Pero también en otras cadenas de fast food del país (KFC, Mc Donald’s, Wendy’s, Mostaza) se reproducen estas mismas denuncias. En el caso de Burger King, también del grupo Alsea, les pagaron la última quincena también $3500, el equivalente a 19 horas sin presentismo, cuando deberían estar percibiendo un mínimo de 30 horas.

Abandono sindical

El Sindicato de Pasteleros, consultado por sus representados, les responde lo que “deberían” estar cobrando, no da mayor respuesta a sus representados. Se ha limitado a emitir una “alerta sindical” en sus redes, llamando a un esfuerzo “compartido y solidario” de todos. Pero… ¿Estamos en el mismo plano, la empresa y los trabajadores? ¿Quiénes generan a esas empresas ganancias millonarias en dólares, año tras año, deben hacer también un esfuerzo ahora?

Peor aún, se lavan las manos: Tras emitir recién este lunes un comunicado apelando a que el Ministerio de Trabajo haga de árbitro, mandan a los trabajadores a “hacer su parte” e ir “al correo más cercano” a enviar una carta documento, exponiéndose de paso en plena cuarentena. ¿y para qué? Nadie les garantiza que no se estén exponiendo a perder sus empleos por mandar esas cartas documento. Tampoco pueden esperar los representantes sindicales que veinticinco mil personas – la cifra aproximada de afectados - hagan ese engorroso procedimiento. Es un pedido vergonzante. En la práctica, el Sindicato ha abandonado a sus representados.

Por la organización de las y los trabajadores

Estos avasallamientos dejan a alrededor de 25,000 trabajadores precarizados, en su gran mayoría jóvenes, con ingresos por debajo de la linea de indigencia. Ante la brutalidad de las patronales y el abandono sindical, comienza la organización de manera incipiente, difundiendo por redes y grupos de chats, marcando el camino para los trabajadores y jóvenes precarizados en general ante la situación de aislamiento social.

Reclamamos que se mantengan los salarios habituales de todos los trabajadores del sector, y saludamos todas las iniciativas de organización de la clase trabajadora. En estos momentos, considerando que el decreto anti despidos del gobierno se extiende por solo dos meses, que las patronales se infiltran en grupos abiertos y que tranquilamente quienes hoy reclaman, podrían ser despedidos al levantarse la cuarentena -son empresas conocidas por tomar represalias-, resulta importante tomar los recaudos para mantener el anonimato. Las asambleas virtuales pueden ser un siguiente paso en la organización.

Apertura de los libros contables de las empresas que dicen no poder pagar los salarios: hablamos de un conglomerado de multinacionales que monopolizan el mercado de los fast food, es evidente que el único reparo que tienen para pagar los salarios completos es el afán de seguir lucrando. El hambre no puede esperar. ¡Vamos por la organización de las y los trabajadores de fast food!

Invitamos a seguir y difundir la cuenta de los trabajadores de Starbucks en instagram: @trabajadorxsstarbucks