#8M “Si pagan la deuda no habrá aborto en el hospital, aunque sea legal”

Escribe Cheni

Día Internacional de la Mujer Trabajadora

El sábado pasado tuvo lugar en la Mutual Sentimientos, en Chacarita, la primera Asamblea por el 8M. El kirchnerismo del Ni Un Menos intentó llevar la batuta de la coordinación, pero rápidamente desistió frente al rechazo de las demás organizaciones presentes.

El documento de apertura se refirió a un supuesto avance de la derecha en todo el planeta, a diversas opresiones distintas a la de clase, a la reivindicación del carácter plurinacional del movimiento de mujeres y el llamado a la “desobediencia financiera” contra el FMI, que no plantea una ruptura sino un plan de pago. El PC, La Mella y otras organizaciones oficialistas estuvieron en sintonía con el documento.

La consigna que intentan imponer al 8M es la de "VIVAS LIBRES Y DESENDEUDADAS NOS QUEREMOS". El desendeudamiento naturalmente implica pagar la deuda usuraria con el dinero de Anses, Banco Central, etc. Se intenta introducir una fuerte confusión en el movimiento de mujeres para convertirlo en ariete del oficialismo gobernante. Todas las oradoras pusieron a la violencia machista como el eje histórico y político del momento. El mismo documento reza que "Las violencias económicas son el engranaje imprescindible de la violencia machista", invirtiendo los términos históricos de la cuestión –si sacamos el machismo, la explotación social cae sola. En general, las oradoras se refirieron al aborto -salvo alguna excepción- evitando nombrar a la Iglesia.

La treintena de oradoras abordó cuestiones sumamente sectorizadas. La lucha por la visibilización de las identidades -disidencias sexuales, gordas, afro, originarias, no binaries- ha dinamitado el debate programático y estratégico vinculado al impasse político, la inminencia de una cesación de pagos y el ataque a salarios, paritarias y jubilaciones. etc. Todo esto signa el conjunto los ámbitos de actuación del movimiento de mujeres en el último periodo.

Una provocación de los laderos de Capitanich

Por su parte, la izquierda ha oficiado de retaguardia. Las oradoras del FIT U plantearon investigar y no pagar la deuda de manera de manera escindida de la cuestión del aborto, como si esto último se hubiera convertido una agenda del gobierno, a partir de los dichos de AF sobre la legalización. No pudieron describir un hilo común entre ambas cuestiones y menos aún trazar un plan de acción concreto. El llamado a “permanecer en las calles” no viene acompañado de un objetivo estratégico. Hace mucho que la izquierda se atiene un programa que ‘no espante’ al feminismo con el que quiere "empatizar"

El PO oficial, con Vanina Biasi a la cabeza, intentó evitar que habláramos: ni más ni menos. Lo que comenzó con una negativa a anotarnos con nuestro nombre se transformó rápidamente en un intento de censura y agresiones. Cuando nuestra compañera del Inti quiso anotarse se lo negaron “porque ya había otras compañeras del Inti anotadas”, como si todas las trabajadoras del Inti estuvieran obligadas a hablar a través de sus compañeras de trabajo. Mientras hablaba Javiera se colocaron a sus espaldas y buscaron tapar su voz con insultos, gritos y chicanas. No pudieron evitar que se expresara. Se tuvieron que “joder”, como dice el slogan: “unidad de los trabajadores y al que no le gusta se jode”.

Javiera polemizó con la orientación derrotista que vendría de la mano de un supuesto avance de las variantes derechistas y llamó a las mujeres a tomar la ofensiva: "No hay avance de la derecha, la revolución en Chile y la rebelión en Latinoamérica se corresponde con la absoluta crisis y bancarrota del capital. La derecha de Añes, de Lenin Moreno, de Macri, de Bolsonaro, están en un absoluto impasse, presionados por un lado por la crisis capitalista y por el otro por las masas que no están dispuesta a seguir viviendo en la miseria." Y subrayó: “En Chile vemos un avance de la conciencia de las mujeres en estos cuatro meses de lucha. El único programa que va a ponerle fin a los problemas de la mujer y de todos los trabajadores, a los problemas ambientales, al racismo, es el programa obrero y socialista".

El cierre estuvo a cargo de Eva Gutiérrez, del Polo Obrero Tendencia, dirigente histórica del Partido Obrero expulsada por la camarilla usurpadora. A poco de hablar, la intervención nítida y vibrante de Eva enmudeció al conjunto de la asamblea, lo cual dejó en el ridículo al grupo que trataba de hostigarla.

Eva estableció la relación entre el pago de la deuda y la suerte de las reivindicaciones de las trabajadoras: “Se está pidiendo una quita pero siempre se habla de pagar. En la provincia de Buenos Aires hubo un acuerdo y se negó la cláusula gatillo a miles de mujeres docentes. Y si se paga la deuda, compañeras, y conseguimos el aborto legal, qué duda nos cabe de que no va a ser gratuito, no podremos practicarlo en el hospital. En las barriadas, gracias a la miseria social, aumenta la violencia, los femicidios”, explicó.

“Van a pagar con el hambre del pueblo trabajador. No podemos dejar las calles y hay que salir al lado de las y los trabajadores. Tenemos que echar al FMI, es la única forma en que podamos terminar con la violencia, tener el aborto, legal seguro y en el hospital y que nuestras jóvenes puedan ejercer su sexualidad libremente con anticonceptivos y educación", dijo.

Para concluir, Eva desplegó el programa y señaló la alianza con el clero de “la clase social que nos gobierna con sus distintos colores”: “Aumento de salarios, 82 por ciento para los jubilados, por la cláusula gatillo para los docentes. Hay que abrir las fuentes de trabajo, basta de trabajo precario, basta de planes sociales. Hay desnutrición no solo en wichis y tobas, hay desnutrición en la Villa 31, en el bajo Flores, en Rosario, en Córdoba. Para ganar los derechos de las mujeres hay que derrotar la política de ajuste y al FMI. Es la única forma en que derrotemos la violencia, ganemos el aborto gratuito y que nuestras jóvenes puedan ejercer su sexualidad libremente, con anticonceptivos, con educación. La clase social que nos gobierna con sus distintos colores van a marchar a Luján con la Iglesia de la pedofilia, de las violaciones, del atraso”.

Una ovación fue la respuesta. Nos disponemos a continuar fraternalmente este debate con todo el movimiento de mujeres.