Córdoba: Hemos puesto el pie en primera

Escriben Damián Salcedo y Andrés Oroño

Tiempo de lectura: 2 minutos

En Córdoba, con un plenario provincial hemos iniciado la campaña por la legalidad de la Tendencia en la provincia. Nuestro planteo será reforzar en el campo mismo de esta campaña y en la eventual batalla electoral la necesidad de una estrategia clasista, que no es otra cosa que el reforzamiento de la unidad de las luchas obreras que vienen creciendo en la provincia, como una vía para que los trabajadores cordobeses alcancen sus reivindicaciones y den pasos decisivos en su conciencia y organización tras una perspectiva revolucionaria. Apuntamos a ganar a la lucha por la legalidad del Partido Obrero Tendencia a los numerosos activistas de las luchas en curso.

El Frente de Izquierda cordobés ha tomado un rumbo democratizante, a tono con lo que ocurre a nivel nacional. En lo que va de 2020 esto ha quedado en evidencia, antes y durante la pandemia. En la lucha de Minetti, mientras los trabajadores marcharon hacia el desarrollo de una coordinadora nacional con la presencia de la comisión interna de Kimberly Clark -planteo que desde la Tendencia apoyamos y alentamos-, la izquierda propuso como salida a los trabajadores "un proyecto de ley" de los diputados del Frente de Izquierda. Promovió movilizar a los trabajadores que se encontraban en la toma hacia la Legislatura, a propósito de la renovación parlamentaria. Lo mismo por referencia a las luchas de municipales y de UTA, proponiendo como “solución” la presentación de proyectos en el Concejo Deliberante.

Conviene recordar que la legislatura cordobesa fue artífice en la rebaja salarial propiciada por el gobernador Schiaretti (que luego Llaryora replicó en el municipio de capital), presentada demagógicamente como "descuentos a funcionarios y legisladores" para luego aplicarla a jubilados provinciales y empleados municipales, así como ahora lo intentan con trabajadores de UTA. Lo novedoso fue que el aval de la legisladora del PO “oficial” a la iniciativa de Schiaretti. Esto fue denunciado en nuestro periódico Política Obrera, mientras el oficialismo del PO decidió ocultar esta conducta ante sus propios militantes.

Esta deriva parlamentaria verifica los debates estratégicos que dieron origen al Partido Obrero Tendencia, y refuerzan la necesidad de conquistar su legalidad, como herramienta para continuar la batalla por la recuperación del Partido Obrero.

En Córdoba, la situación de las deudas en dólares que asedian a Schiaretti y a Llaryora plantean un escenario de crisis política y económica frene al cual los trabajadores deben prepararse. La bancarrota económica nacional es también un condicionante que limita el margen de acción de los gobiernos provincial y municipal, y que para los explotados cordobeses coloca a la orden del día la organización en un congreso de trabajadores.

La Tendencia del PO tiene que estar para esclarecer, denunciar y combatir las políticas antiobreras que se instrumentan mediante el presente régimen político, impulsando la organización independiente y la lucha de los trabajadores hacia el gobierno obrero y el socialismo. Es con esta caracterización que iniciamos en Córdoba la campaña por la legalidad del Partido Obrero Tendencia.