90 días sin Facundo: movilizaciones en Pedro Luro y en Bahía Blanca

Escribe Agustina Vaccaroni

Tiempo de lectura: 2 minutos

El pasado 30 de julio, al cumplirse tres meses sin noticia alguna del paradero de Facundo Castro Astudillo, se llevaron adelante movilizaciones en Pedro Luro, lugar de origen de Facundo, donde unas 400 personas acompañaron a la familia, pidiendo por su aparición.

Concentraciones y marchas se reprodujeron en la ciudad de Buenos Aires, en Mar del Plata, La Plata, Pergamino, 25 de Mayo, incluso en San Juan. Al mismo tiempo, muchos otros se sumaron al reclamo compartiendo en sus redes fotos y leyendas que piden la aparición de Facundo. La nacionalización de la exigencia de la aparición con vida de Facundo debe seguir creciendo. En Bahía Blanca, en donde convocaron SUTEBA, ADUNS y organizaciones de izquierda, un centenar de personas se movilizaron y concentraron en puertas del Juzgado Federal. Leandro Aparicio, uno de los abogados querellantes, explicó los últimos desarrollos de la causa. Familias de Bahía y la zona en lucha contra la impunidad como Mónica Dambolena, Mónica Cid, Rosalía Reyes y Ezequiel Moscoso han sumado su reclamo por la aparición con vida de Facundo.

La mamá de Facundo cerró la movilización en Pedro Luro, señalando que seguirán en pie “hasta que nos escuchen y que devuelvan a Facu”. Recordó que le hubiera gustado recibir alguna comunicación del Intendente del partido de Villarino, Carlos Bevilacqua, quien no sólo no llamó, sino que interpuso una presentación ante la justicia para desmentir los dichos del abogado de la familia.

El abogado de la familia de facundo apuntó precisamente a las complicidades de funcionarios de la municipalidad de Villarino, afirmando que se aportó “una lista falsa de lectores de patentes con un horario cambiado” (elpaisdigital.com, 30/7). Con este listado adulterado se intentaría apoyar la versión de que Facundo llegó a Bahía Blanca y deslindar de responsabilidades a los policías que lo detuvieron en el camino – es la versión que también sostiene el ´sheriff´ Sergio Berni, ministro encubridor. Los testigos que vieron a Facundo por última vez, precisamente, fue en manos de una patrulla de “la bonaerense”. El apartamiento de esta de la investigación y su pase a manos de la Policía Federal no ha arrojado, por el momento, ningún resultado positivo.

Mientras tanto, la jueza federal de la causa, Marrón, se negó a recusar al fiscal Ulpiano Martínez -exigido por Cristina Castro y sus abogados-, apuntado por la querella por aportar informaciones contradictorias y manejar líneas de investigación que no se condicen con la cronología y los hechos reconstruidos por la familia y sus abogados.

Cristina Castro afirmó nuevamente que su hijo nunca salió del partido de Villarino. Los peritajes realizados por Marcos Herrero y su unidad canina en dos patrulleros durante la semana pasada apoyaron la hipótesis que sostiene la querella. Herrero, que no fue invitado a participar de posteriores rastrillajes, al ser consultado por la causa afirmó que “la verdad del caso la tiene la bonaerense”. Sin embargo, Berni sigue firme en su ministerio, cada vez más plagado de escándalos relacionados con la brutalidad policial y el gatillo fácil alrededor de la provincia. Kicillof y hasta el propio Alberto Fernández se han comunicado con la familia, pero sin aportar más que condolencias fraudulentas.

Desarrollemos el reclamo por la aparición con vida de Facundo en todo el país.