Tucumán: murió Jesús Amenábar, gran persona y gran luchador

Escribe Daniel Blanco

Tiempo de lectura: 3 minutos

El 12 de setiembre se produjo el fallecimiento del Dr Jesús Amenábar. Estaba internado con coronavirus en el Centro de Salud, hospital de referencia en la provincia para el tratamiento del Covid 19.

Su muerte produjo una tremenda conmoción entre sus colegas, sus pacientes y entre los luchadores. Muchos lo han destacado como gran profesional de la salud, gran persona, honesta, valiente, todo lo cual es muy cierto, pero también era un gran luchador Es que Amenábar, a la par de ser jefe de cirugía en ese hospital y ser unos de los mejores cirujanos de la provincia y del país (sin exageración), y ser docente en la Facultad de Medicina, era un tremendo luchador.

Jesús fue uno de los que se puso a la cabeza de la lucha autoconvocada de la salud, en 2009, denunciando el vaciamiento de la salud pública y las condiciones de precariedad en la que se encontraban los trabajadores de la salud. Participó en todo ese proceso que, pasando por encima de las burocracias de los sindicatos tradicionales, puso de pie en condiciones de igualdad a médicos y enfermeros, a personal de planta y precarizados. Fue un proceso que puso en jaque al gobierno de Alperovich, el cual, finalmente, en 2010, tuvo que retroceder otorgando algunos de los reclamos. Al calor de ese proceso emergió una nueva burocracia, que puso en pie lo que hoy se conoce como el SITAS, pero Amenábar fue uno de los referentes que no se sumó defendiendo la necesidad de luchar apoyado en las asambleas de base y las interhospitalarias.

Amenábar también participó de las asambleas de la docencia universitaria en la gran huelga de 90 días de 2014 por la defensa de la educación pública y gratuita, contra los bajos salarios, la falta de infraestructura y de recursos. Todos recuerdan a Amenábar arengando a mantenerse unidos, a no bajar los brazos, a proseguir la lucha hasta alcanzar los objetivos.

Más reciente, cuando muchos cerraban filas con el gobierno en nombre la lucha contra la pandemia y se acoplaban a la maniobra extorsiva de firmar una declaración jurada en la que uno se ponía a disposición incondicional de las autoridades, como condición para recibir una bonificación de 5.000 pesos mensuales por cuatro meses, y quienes se resistían a firmarla como ocurrió con los luchadores agrupados en Tribuna de la Salud, sufrieron represalias de todo tipo de parte de las autoridades. En esas circunstancias, Amenábar se puso al frente de la denuncia de esta provocación del gobierno, y en un memorable reportaje en radio Universidad realizó una serie de denuncias, anticipando el descalabro sanitario que se vive hoy en la provincia. Puso de relieve el uso de residentes en la atención del Covid, los negociados de funcionarios del gobierno en el traslado de contingentes de tucumanos, varados en otras provincias, sin medidas de protección, algo que fue el punto de partida de la estampida de contagios que ahora no se puede controlar. Denunció la miseria del bono, planteó no firmar ninguna declaración jurada.

Como resultado de estas denuncias recibió amenazas del diputado nacional Cisneros, ex secretario adjunto de La Bancaria a nivel nacional, a través de una carta documento.

Ya internado, y antes que lo entubaran, dio a conocer una carta donde reivindicaba el papel de heroínas de médicos y enfermeras arriesgado a cada instante su vida cobrando míseros salarios.

Centenares de compañeros y compañeras se concentraron frente al Centro de Salud, una multitud acompañó a sus familiares al cementerio para despedirlo.

En los sectores que integran la Coordinadora de Lucha ya han tomado decisiones de homenajearlo luchando. El lunes en el Centro de Salud se ha convocado a una concentración, a las 10 de la mañana. A la misma ha adherido la asamblea provincial de la docencia autoconvocada. Una moción de apagón virtual se ha puesto a discusión en la Adiunt.

Desde el Partido Obrero Tendencia, nuestra condolencia a todos sus familiares, a sus compañeros y compañeras.