Argentina lidera la ocupación de camas de terapia intensiva

Escribe Emiliano Monge

Tiempo de lectura: 3 minutos

Se dieron a conocer los nuevos datos del Ministerio de Salud de la Nación en donde se revela que Argentina se encuentra en el primer lugar de los países con más enfermos críticos por cantidad de habitantes totales. Argentina llegó a 3.093 casos de enfermos que necesitan terapia intensiva por coronavirus (Clarín, 13/9). “Es el momento en que la segunda de las tres curvas de la pandemia -cuya lógica funciona como si fuesen tres olas- empieza a subir con más fuerza. Primero sube la curva de los casos, parte de los cuales van alimentando la segunda curva, que son las Unidades de Terapia Intensiva (UTI). En unos días, en efecto cascada, los pacientes que no logren recuperarse harán trepar la curva de muertes” (ídem).

Durante la última semana la Provincia de Buenos Aires, gobernada por Axel Kicillof, tuvo un promedio diario de 5.827 contagios, mientras que la Ciudad de Buenos Aires, gobernada por Horacio Rodríguez Larreta sigue con un promedio de 1.216 infectados cada 24 horas. El interior la situación se dispara como en las últimas semanas: viene teniendo una media de 2.900 casos por día y ya representa el 30% del total de nuevos contagios en el país.

Aunque los números oficiales no indican el colapso del servicio sanitario, en muchos hospitales (como el Posadas) se encuentran colapsados. Incluso provincias enteras tienen que derivar pacientes a otros lugares y la falta de profesionales de Terapia Intensiva puso una luz roja sobre la situación. Ante la escalada de casos, la ministra de salud de Salta, Josefina Medrano renunció debido a la presión de la gente en las calles en el departamento de Oran. La crisis se disparó en otras provincias, lo que genera grandes crisis políticas y la movilización del personal sanitario y del conjunto de los trabajadores.

Aunque las autoridades recalcan que no hay saturación de las camas de terapia intensiva, el otro lado de la situación es que para evitar riesgos y contagios, hay menos personas internadas por otras patologías. Muchas veces las personas se mueren en sus casas de enfermedades crónicas por tratar de evitar ir a los Hospitales y enfrentar lo que consideran una muerte segura. Las organizaciones sindicales de la salud y los trabajadores del sector, anuncian el colapso del sistema si no se toman medidas de fondo. En muchos países se tuvo que volver a las restricciones y las cuarentenas, debido a los rebrotes y a la “segunda ola” del Covid19.

“las provincias más infectadas son las que acumularon una mayor cantidad de casos por habitantes. En esa relación, la densidad porteña manda y es casi el doble que la bonaerense: 3,55% (siempre según lo registrado) contra el 1,84% de la Provincia (…) Jujuy y Tierra del Fuego tienen la misma ‘densidad Covid’ por habitante: 1,52%”. Capital tiene un índice de un contagiado cada 28 habitantes, mientras que el promedio nacional es un contagio cada 84 habitantes (1,18%). Muchos de los contagiados no están inmunizados, ya que se sabe que la tasa de inmunización es baja. Tampoco se sabe a ciencia cierta cuál es el nivel necesario de contagios para que el índice baje. En muchas provincias del país la actual baja incidencia muestra que hay una alta susceptibilidad a futuro para que se propague el Covid19 sin no se toman las medidas adecuadas.

Existen también, un número importante de trabajadores de la salud fuera de la atención, por contagios o por aislamiento. En total hubo 81.141 trabajadores esenciales contagiados. Entre los trabajadores de la salud hubo más de 26.000 trabajadores infectados y 85 fallecidos, indican desde Fesprosa.

Según la empresa que se dedicará a producir la vacuna para el Covid19, mAbxience, ésta recién estará disponible para el segundo semestre del año próximo, pero no en dosis que cubran la totalidad de la población, sino sólo 10 millones de dosis disponibles para Argentina, que se aplicarían no de forma masiva sino escalonada, principalmente a grupos de riesgo y a trabajadores del sistema de salud. Esta empresa está ligada a AstraZeneca, con un acuerdo con el grupo farmacéutico local Insud, el laboratorio mexicano Liomont y el empresario multimillonario Carlos Slim. El proceso de prueba de la vacuna ya se detuvo dos veces y las autoridades de la OMS estimaron que tardarán dos años en brindar una vacuna segura para el mundo. También habían anunciado que hay 180 proyectos de vacunas y que ninguna atravesó todavía los procesos de pruebas en seres humanos.

Argentina atraviesa la crisis sanitaria sin los recursos suficientes para hacer frente a este ascenso de contagios producidos por la apertura indiscriminada del triunvirato gobernante. En el país, el “rebrote” puede solaparse al propio brote de la enfermedad, agudizando la crisis sanitaria y disparando aún más los casos.