Inquilinos: desalojos y crisis habitacional

Escribe Emiliano Monge

Tiempo de lectura: 2 minutos

En Argentina hay un déficit de 4,5 millones de viviendas. En el presupuesto 2021, el gasto en deuda externa es al menos cinco veces más que el de vivienda. En el presupuesto se prevé 2,2% en obra pública y de ese total, 17,7% para Vivienda y Urbanismo (infobae, 20/10). Para el Programa Procrear se destinan $61.800,9 millones, y al Fondo Fiduciario para la Vivienda Social $14.260,5 millones. Si se calcula a valores actuales, lo presupuestado alcanza sólo para construir 30.000 viviendas (el 1% del necesario).

Desalojos

El DNU 766/2020 de Alberto Fernández para prorrogar aumentos de alquileres y suspender desalojos, no logró evitar ni una cosa ni la otra: “el 60% manifestó haber sufrido aumentos” (página 12, 7/11), “los alquileres subieron 10 puntos más que la inflación en el tercer trimestre de este año” (Perfil, 12/11). Generó sí, una bomba de tiempo de deudas y desalojos. En 4 meses, los alquileres subieron 32% (urgente24, 16/11). El 85% de los alquileres en Argentina son en negro, una evasión multimillonaria.

Cuando venza el decreto el 31 de enero de 2021, los aumentos tendrán un piso del 50% (ídem). Una encuesta de Inquilinos Agrupados (IA) mostró que el 40% no puede pagar los alquileres regularmente (1,5 millones de hogares). Se destina más del 50% del salario al pago del alquiler (tiempoar, 11/11). “La situación es muy grave porque si el decreto no se extiende a partir del 1° de febrero 2021, lo que vamos a vivir es una ola de desalojos masivos” (urgente24, 16/11). Las deudas de expensas plantean la pérdida de propiedades.

7 de cada 10 personas que no pueden pagar son mujeres, las más perjudicadas en materia laboral. En Guernica, la mayoría eran madres solteras, que como no pudieron seguir pagando el alquiler fueron desalojadas.

En las villas una pieza chica, sin baño ni cocina, sale como mínimo $4500 (en ciudad oculta o 1-11-14). Los trabajadores más precarizados y los desocupados deben afrontar estos gastos sin acceso a subsidios habitacionales, que en el caso de la Ciudad exigen presentación de ABL o agua, impuestos que no están regularizados.

Tierra y Vivienda

La tierra en Argentina se valoriza por causa del negocio agroexportador y la especulación inmobiliaria. Las propiedades se cotizan en dólares, al igual que los alquileres, mientras los salarios se devalúan constantemente. Se necesita ahorrar 27 años el 100% del salario para comprar un 2 ambientes (LaNación, 1/7). La tierra pública es entregada por todos los gobiernos a los especuladores inmobiliarios.

Guernica generó una crisis en el gobierno: la renuncia de la ministra de Hábitat y Vivienda, María Eugenia Bielsa. Su sucesor, Jorge Ferraresi, intendente de Avellaneda, responsable en la crisis habitacional y sanitaria en Villa Azul, conocido por estar ligado al capital inmobiliario.

La Federación de Inquilinos Nacional reclama la extensión del decreto 766/20 hasta el 31 de diciembre del 2021. Gervasio Muñoz, titular de la Defensoría del Inquilino y de Inquilinos Agrupados, piden un “plan de desendeudamiento para el sector”. Pero sigue siendo una salida confinada al “sector”. Es necesaria la construcción de 4,5 millones de viviendas usando tierras fiscales y expropiadas a los especuladores. Las deudas de los inquilinos deben ser condonadas y los alquileres congelados hasta solucionar la crisis habitacional en el país, y los Comités de Inquilinos y trabajadores deben controlar los abusos y aumentos. Planteamos:

-Extensión del DNU de prohibición de aumentos y desalojos hasta solucionar la crisis habitacional.