Bahía Blanca: cierra la guardia del Hospital Municipal y no hay camas

Escribe Emiliano Fabris

Tiempo de lectura: 2 minutos

Las autoridades del Hospital Municipal de Bahía Blanca han dispuesto el cierre de la guardia por 48 horas. El anuncio fue tomado nacionalmente para describir el cuadro crítico del conjunto del sistema sanitario y muestra particularmente que la ciudad se encuentra atravesando una situación límite en relación a la pandemia. Hubo cerca de 500 casos confirmados el viernes 16, más de 1.900 activos, un crecimiento promedio de 170 casos diarios en los últimos 14 días y una ocupación del 90,6% de camas de terapia intensiva área covid. La situación es alarmante.

Hace pocos días que los directores de los 8 hospitales de Bahía (privados y públicos) advertían sobre la posible saturación. Hoy, además del cierre de la guardia del municipal, se ha informado que el Italiano, el HAM, el Español y el Matera no tienen camas (LaBrujula24.com, 15/04). En este cuadro crítico, la presencialidad escolar que “multiplica contagios” -según lo reconocido ahora por el gobierno- y alimenta las consultas de las guardias medias, continua en la ciudad y en el resto del país.

La guardia del Hospital Municipal funcionó sin triage (servicio de jerarquización de emergencias por parte de personal profesional) desde el inicio de la pandemia, debido a que, sin incorporación alguna de médicos, enfermeros, administrativos, se abrió el servicio respiratorio UARA (Unidad de Atención Respiratoria Aguda). El mismo personal para más servicio. En la ciudad siguen cerradas salas médicas o tienen personal insuficiente. El sistema de salud pública no ha recibido el presupuesto necesario ante la crisis humanitaria que vivimos, ni para su infraestructura ni para su personal.

Fue en este contexto de presión y tensión del sistema sanitario, de falta de recursos humanos que se produjo la muerte de David Garrido en la puerta de la guardia del Hospital Municipal. La desinversión en salud es criminal en todos sus aspectos, en las limitaciones para combatir la pandemia y otras enfermedades que por supuesto no paran. Las autoridades del Hospital han dicho que “esperan que el cierre de la guardia sirva para que la población tome conciencia de la situación sanitaria que estamos atravesando” (LaBrujula.com, 14/04) mientras que el intendente de la ciudad Héctor Gay no ha tomado una sola medida ante este colapso del Hospital. Se trata del abandono completo del Estado ante la pandemia que es para estos funcionarios un asunto de índole individual.

En Bahía, en 2020 los problemas sanitarios fueron expuestos, primero que nada, por las caravanas de profesionales de la salud. Las enfermeras del Hospital Regional Penna han denunciado al gobierno municipal por no garantizar el pasaje gratuito para el personal de salud. Enfermeros y enfermeras del Hospital Interzonal de Mar del Plata se encuentran llegando a los 10 días de acampe por salario y reconocimiento profesional. Se ha realizado un abrazo al Hospital Materno de la misma ciudad. La lucha autoconvocada de trabajadores de salud de Neuquén marca un camino a seguir, al igual que las autoconvocatorias docentes contra la presencialidad en pandemia.

Por un salario acorde a la canasta familiar para los trabajadores de la salud, más personal para el Hospital y las salas, pase a planta. Por una jornada de 6 hs de trabajo. Nacionalización de todo el sistema de salud y centralización de los recursos para todos los Hospitales públicos.