“Protegiendo a los que menos tienen”, todas las prestaciones sociales perdieron frente a la inflación

Escribe Ana Belinco

Tiempo de lectura: 1 minuto

Según las cifras de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), en los primeros 3 meses del año el gasto en prestaciones sociales, que alcanzó $ 958.224 millones, tuvo una caída real de 8,3% en relación a igual período de 2020. Esta caída se registró da cuenta de la insuficiencia de las ayudas dadas por el Gobierno (Repro y ATP) y de la enorme inflación, especialmente en el rubro alimentario.

De acuerdo al Informe, "el componente jubilaciones y pensiones ($ 662.011 millones), registró una reducción de 10,5% interanual. Si se descuenta, para hacer homogénea la comparación, el bono extraordinario abonado durante el mes de enero de 2020, la caída se modera a 7,5% interanual. Esta variación responde fundamentalmente a la actualización de los haberes, que se ubicó por debajo de la inflación”. Las jubilaciones y pensiones tuvieron un incremento en marzo del 8,07% frente a una inflación del 13%.

Por su parte, del lado de los ingresos, los recursos provenientes de la Seguridad Social sumaron $ 448.913 millones, lo que implicó una caída de 8,4% interanual. Siguiendo el informe: "Al respecto, cabe mencionar que se prorrogó la medida de alivio fiscal dispuesta por el Gobierno para el sector Salud, en el marco de la pandemia. Además, se verificaron caídas en la comparación interanual de la cantidad de aportantes al sistema y de la remuneración imponible" y dice que "Por la baja en el empleo registrado y el atraso en los salarios nominales, desde junio de 2018 la masa salarial se ubica sistemáticamente por debajo del Índice de Precios al Consumidor".

En cuanto al resto de las prestaciones sociales, "las pensiones no contributivas ($ 63.529 millones) se redujeron 18,1% interanual mientras que las asignaciones familiares y por hijo ($ 125.855 millones) presentaron una disminución de 15,5% interanual". También sostiene que "en lo que respecta a los otros programas sociales ($ 106.829 millones) se verificó una suba en términos reales de 36,2% interanual. Al interior de estos se destacaron las erogaciones en concepto del programa Potenciar Trabajo ($ 31.912 millones) y Políticas Alimentarias ($ 29.251 millones), con incrementos de 28,6% interanual y 12,5% interanual respectivamente".