Se confirmó, era ´un globo de ensayo´

Escriben Marcelo Ramal y Julio Quintana

Un montaje del PTS.

Tiempo de lectura: 3 minutos

El día lunes, dirigentes del PO Tendencia tuvimos una reunión con representantes de la dirección del PTS. El propósito de la reunión era conocer el contenido concreto de una ´propuesta´ del PTS, publicada la semana pasada, en relación a la inscripción de alianzas y, más tarde, listas de candidatos, para las elecciones locales adelantadas en Jujuy y Salta. El primer equívoco de todo este asunto es el conocimiento de una propuesta imprecisa por parte de un partido que integra el FIT-U, que no está suscripta por los partidos del FIT-U. Lo que en la jerga política se conoce como “un globo de ensayo”, para medir la reacción del auditorio. El texto del PTS “llamaba” a que la mesa del FIT- “llame” a un frente electoral, al PO (T) y al Nuevo MAS. El “globo” vino acompañado con un conjunto de caracterizaciones falaces, que respondimos el sábado pasado. Recomendamos su lectura.

La reunión de estas horas ha confirmado de qué se trataba. Nuestro reclamo para que los mandatados por la dirección del PTS precisaran la propuesta, no tuvo respuesta. En vísperas del arrebato unitario del PTS, el aparato oficial del Partido Obrero intervino judicialmente la regional Jujuy. El atropello creó una situación singular: un ‘partido’ sin militantes, pero con registro legal, y la ilegalización del PO real de Jujuy, organizado en toda la provincia; con el ciento por ciento de su militancia. Enseguida después de la intervención judicial, el PTS, el MST y el sello interventor inscribieron su propia alianza electoral. Si fuéramos maliciosos, deberíamos concluir que la “propuesta” frentista, de características imprecisas, de parte del PTS, ha sido una coartada grosera, para poder decir después ´yo no fui´- el fracaso de una alianza es de los otros. Con conductas de este tenor, no debería sorprender que hagamos referencia, en distintas oportunidades, al ´aparato´. Por importante que sea la legalidad en términos prácticos, como lo demuestra la lucha por nuestra legalización en medio de la pandemia, nunca hemos valorado a un sello, en nuestra calidad de militantes socialistas, más que a un partido de militantes, organizado y combativo, en todo el territorio provincial.

Esto explica que, a pesar de nuestras reiteradas interpelaciones a los representantes del PTS en la reunión, no fuera posible arrancarles qué propuesta de frente tenían para las elecciones en Jujuy. Recibimos como respuesta una demanda que no hicimos, a saber, que “no podíamos pretender” que el actual diputado del FIT, Iñaki Aldasoro, del PO de Jujuy, vinculado a la Tendencia, “ocupara el lugar que tuvo el PO en 2017", antes de la crisis. En cambio, más derecho a ello lo tiene una cáscara de aparato, como lo es el sector oficial. El planteo es vulgar, pero muy significativo: un partido de militantes debe ir a la saga de un sello. En este punto, la politiquería burguesa ya tiene el carácter de gangrena. Los procedimientos que aplican los partidos de izquierda en sus relaciones recíprocas, definen la naturaleza de ellos “más que una docena de programas”. Los compañeros mandatos del PTS, advertidos o no de la impostura, evitaron poner en palabras, durante la reunión, lo que ya habían acordado hacer con sus socios.

El PTS, a renglón siguiente, le propuso a la Tendencia ingresar al Frente ya pactado en Salta, entre el aparato nacional del PO, el PTS y el MST, ordenando las candidaturas “a partir de los resultados de las PASO de 2019”. ‘Es lo que hay, tómelo o déjelo’. En Jujuy, ‘legalidad mata partido’ – en Salta, en cambio, ‘los acuerdos preexistentes matan legalidad’. La deshonestidad que denunciamos no es, por supuesto, personal, es política. Quienes votaron la ley de emergencia alimentaria, que hoy deja sin comida a los comedores piqueteros; o dieron un apoyo por omisión a las entregadas parlamentarias a Capitanich, en Chaco; o votaron la ley sionista y luego el negociado inmobiliario en Boedo; no van a dejar colgado a un aparato que perdió la legalidad dentro del PO, no ante la Justicia, porque siguen apelando a toda clase de trucos para que el Poder Judicial le quite la personería al PO de Salta, que está vinculado políticamente a la Tendencia.

En definitiva, como lo anticipamos en lo que escribimos días atrás, la propuesta “unitaria” del PTS ha sido “un globo de ensayo”. El propósito de este ‘globo’ es declararse dueños de una ‘unidad’ mal entendida, que tampoco quieren, y que rompen a cada rato, como lo demuestran las escisiones que se repiten y se reconfiguran en las organizaciones de la periferia del FIT-U.

Nuestra Tendencia ha introducido en el debate del movimiento obrero y de la izquierda la cuestión de la política parlamentaria y, también, la cuestión de los métodos que son propios de un partido verdaderamente socialista. Nuestros oponentes, por el contrario, tejen y destejen acuerdos, se devoran en maniobras, y buscan sacarse ventaja entre ellos.