Salta: desaparición y muerte de Santiago Cancinos

Escribe Olga Céspedes

Tiempo de lectura: 2 minutos

El hallazgo de los restos óseos de Santiago Cancinos (Nicolás o Gala) conmocionó a los salteños. Después de cuatro años de búsqueda, fue encontrado por un hombre que circulaba ocasionalmente la zona, oculto entre las malezas, a la altura del kilómetro 12,5 de la ruta nacional 9, cerca de la localidad salteña de Vaqueros.

El 16 de mayo del 2017, Santiago Cancinos, o Nicolás o Gala -así se identificaba en sus perfiles de las redes sociales- salió de su hogar a las 15 horas para ir a Educación Física del colegio Belgrano -colegio católico-, pero nunca llegó. Las cámaras de seguridad detectaron que ingresó al Parque Bicentenario, de recreación juvenil, en la zona norte de la ciudad Capital. Allí estuvo doce minutos y salió con otra vestimenta. No había llevado celular ni su tarjeta de transporte estudiantil, según indicaron los padres en declaraciones. Santiago tenía 14 años al momento de su desaparición y muchas fueron las hipótesis de su desaparición, pero las mas fuertes fueron fuga del hogar, suicidio o redes de trata. Respondiendo a esta última posibilidad es que se ofreció una recompensa. La primera y segunda hipótesis respondía a conflictos en el seno familiar por una transición en la identidad de género de Santiago hacia un chico trans.

Desde un inicio la familia tuvo que padecer la desidia del estado. La policía no tomó de inmediato la denuncia, ni se realizaron rastrillajes en los accesos a la ciudad. En 2019 se reactivó la causa a cargo del fiscal Ramos Ossorio, quien envía a hacer rastrillajes en uno de los accesos, sin éxito. Luego solo se manejó la causa con recompensa inclinándose hacia la hipótesis de la fuga del hogar. En esta “suposición” de la justicia se encuentra la responsabilidad del estado que no fue a fondo con la búsqueda. Santiago no fue encontrado por la justicia. Los pedidos de la familia de más rastrillajes, de marchas a cada año no fueron suficiente para los jueces y fiscales quienes no actúan como tal, delegando la investigación a las familias de desaparecidos o víctimas.

Los testimonios de amigos y compañeras daban cuenta de que Santiago sufría discriminación en su entorno, pero sobre todo en el colegio Belgrano de ideario institucional religioso. Este caso es la expresión de la fuerte injerencia de la institución de la iglesia en educación sexual de niños y adolescentes. Una estadística de Unicef publicada en 2017 revelo que 12,7 de cada 100.000 adolescentes se suicidan por diferentes motivos como la discriminación de todo tipo, depresión y otros. En Salta, la conquista de la educación sexual, científica y laica está pendiente, junto a la separación de la iglesia del estado. La justicia da muestras seguidas de la desidia e impunidad en la que quedan decenas de desapariciones, crímenes de odio, femicidios donde las víctimas casi nunca son encontradas por la fiscalía sino por terceros.

Exigimos que se esclarezca de inmediato la desaparición y muerte de Santiago, Nicolas o Gala Cancinos. Que se encuentre a los responsables. El Partido Obrero de Salta se pone a disposición de la familia para la lucha por justicia.