Jujuy: el colapso sanitario y las elecciones

Escribe Iñaki Aldasoro

Tiempo de lectura: 1 minuto

El gobierno provincial ha decidido mantener todas las actividades económicas abiertas y las clases presenciales desde febrero, aún a pesar del aumento sostenido de los contagios en el último período. Jujuy tiene proporcionalmente mayor cantidad de contagios cada 100 mil habitantes que la vecina Salta.

La ciudad de Palpalá (adyacente a San Salvador de Jujuy) fue declarada zona de alto riesgo de contagio, el 7 de junio se registraron 289 casos positivos en la provincia, el número más alto en lo que va del año y casi triplicando la media de 100 casos detectados de hace dos semanas. Las camas de terapia están al 80% de su capacidad ocupada contando sanatorios privados y hospitales, lo que ha obligado al gobierno a trasladar el centro de vacunación de la Ciudad Cultural al RIM 20 para volver a instalar el hospital de campaña.

La campaña electoral y las vacunas

El aumento de los contagios se produce en el último tramo de la campaña electoral provincial, y el gobierno abre el paraguas al respecto.

El apoderado de la UCR declaró que se iban a implementar “mesas covid” en las escuelas para que una persona con síntomas se pueda testear en la escuela y si da positivo emita el voto en una mesa especial. El tribunal electoral permanente desestimó esta barbaridad, pero desde ya ha quedado expuesto el cuadro de improvisación del gobierno provincial.

A la clásica ronda de inauguraciones de obras de todos los gobiernos en campaña, ha incorporado el anuncio de la compra de vacunas por parte de la provincia (ver nota sobra las vacunas chinas de Morales). A esto se ha sumado el anuncio de vacunación por demanda espontánea para todas las personas mayores de 40 años, sin sacar turnos ni registro. Este hecho que se presenta como como un avance, esconde el acaparamiento de vacunas en el último período para contar con “amplio stock” en el último tramo preelectoral (lo mismo se denunció en Misiones y otras provincias).

Bajo este cuadro, los bloques políticos de la oposición están levantando el planteo de la suspensión de las elecciones, incluido toda la centroizquierda y hasta el FITU.