Abajo los cupos en el ISFD Nº 29

Escribe Olmo de Merlo

En diciembre de 2019 quienes intentaron inscribirse en el ISFD Nº 29 de Merlo se toparon con la negativa de las autoridades a realizar el trámite planteándoles que vuelvan en febrero y, en febrero, los estudiantes se desayunaron con que no había más posibilidades de anotarse, o sea, se encontraron con un cupo.

Ante la ausencia en todo el proceso de reclamo del centro de estudiantes, dirigido por “Docentes en Formación”, una agrupación K asimilada a la dirección del instituto y a la intendencia de Menéndez, los aspirantes conformaron una asamblea que el 17/2 decidió pedir explicaciones y reclamar, de manera colectiva, a las autoridades por la apertura de la inscripción a las distintas carreras y una solución definitiva al problema edilicio. También se reclamó que en forma transitoria se ocupen otros edificios públicos para poder cursar.

Si bien las autoridades esgrimen que hubo menos deserciones en 2019 y más inscriptos en 2020 (según sus datos, el incremento sería de solo un 5%) el establecimiento de cupos viola toda la legislación vigente referida al derecho a la educación. Los trabajadores docentes y el movimiento estudiantil dieron enormes batallas por la educación pública, libertad de cátedra, libre inscripción y contra los cupos y los exámenes de ingreso.

Cuando los aspirantes -acompañados por sus familiares, estudiantes y organizaciones estudiantiles independientes- el jueves pasado por fin se presentaron a las puertas de la sede Rioja para hacer efectivo el reclamo se encontraron con que las puertas del instituto estaban cerradas y con candados (!) en un horario donde el establecimiento debía funcionar normalmente.

Esa fue la respuesta de la dirección del instituto a los reclamos del movimiento estudiantil. No resulta cierto, por lo tanto, el viejo lema con que se ensalzan los ´nac & pop´ que dice que donde hay una necesidad hay un derecho´. En este caso ni una palabra de los que se llenan la boca hablando deneoliberalismo´ y de `defender la educación pública´, solo un candado y un cartel que decía qué otros institutos hay en la zona oeste. Cabe agregar que la directora del ISFD Nº 29, Sandra González, es también la secretaria general del SUTEBA Merlo, conducido por la celeste del FMI. Por lo tanto, y como una alegoría de la película del gobierno y Baradel contra la cláusula gatillo, el Suteba Merlo es la espada del ajuste también esta vez contra los estudiantes.

Apoyemos la lucha de los estudiantes contra los cupos, el ajuste edilicio y a favor de una educación pública, de calidad y del ingreso irrestricto.

-Vacante para todos los aspirantes.

-Cursadas en condiciones, apertura de subsedes, terminación del edificio único.

-Boleto educativo provincial gratuito para todos los estudiantes del nivel terciario.

-Becas.