Votá por el salario, las jubilaciones y el trabajo

Contra la vuelta del FMI, vamos con los candidatos de Política Obrera

Tiempo de lectura: 1 minuto

En los últimos cuatro años, los trabajadores hemos visto desmoronarse el poder adquisitivo de salarios y jubilaciones.

Los que prometían “pobreza cero”, primero, y los que venían a “poner plata en el bolsillo de los argentinos”, después, hundieron en la miseria al 50 % de la población.

Hoy la canasta familiar cuesta $130.000, pero el sueldo mínimo -$28.000- no cubre ni la cuarta parte; las jubilaciones mínimas de $ 26.000 bordean la indigencia; la “pensión universal” para adultos mayores es más baja aún y los planes sociales representan $13.000 por grupo familiar. La desocupación real es del 30 %. En plena pandemia, millones de familias se encontraron sin asistencia.

¿No es claro que el principal problema político de nuestro país es este empobrecimiento inusitado de quienes viven de su trabajo?

Pero mientras los trabajadores se empobrecen, la clase capitalista ha amasado negocios fabulosos con la deuda pública. Esa es la otra ´festichola´ que se vive fuera de Olivos – y que los trabajadores padecemos.

Después de las elecciones el gobierno firmará un acuerdo con el FMI que significará el avasallamiento definitivo de nuestros derechos laborales y previsionales. Los candidatos de las dos principales coaliciones lo ocultan en campaña, pero ellos serán quienes levanten la mano en el próximo Congreso para aprobarlo – “Todos” “Juntos”. Es la condición que puso el propio FMI para asegurarse su cumplimiento, gobierne quien gobierne.

Para nosotros, Política Obrera, es fundamental que el salario mínimo y la jubilación mínima sean equivalentes al costo de la canasta familiar. Nuestros diputados, desde el Congreso, llamarán a la movilización por estos reclamos y para impedir un nuevo acuerdo colonial con el Fondo.

Votá por una política obrera y socialista en las PASO y en las generales de noviembre.

Marcelo Ramal Diputado por CABA

Jorge Altamira Diputado por Provincia

POLÍTICA OBRERA