Provincia de Buenos Aires: la campaña por el voto obrero y socialista en la zona sur

Escribe Eme Ku

Tiempo de lectura: 2 minutos

Este último fin de semana, la militancia de la zona sur del Gran Buenos Aires se volcó masivamente a las plazas, peatonales, estaciones y ferias de todos los distritos.

Repartimos miles de plataformas políticas y discutimos nuestros planteamientos con los trabajadores y vecinos de cada municipio. Observamos cierta apatía con el proceso electoral, pero también nos encontramos con un sector importante interesado por nuestros planteos, sobre todo ante la denuncia del pacto con el FMI que preparan los partidos de la falsa grieta. También registramos un reconocimiento a Altamira y Ramal como dirigentes históricos de la izquierda.

Las agitaciones resultan en la discusión con nuevas y viejas relaciones, con el empadronamiento de fiscales para defender el voto a la lista 322 que lleva a Altamira como candidato a diputado nacional y sumarse a la difusión del programa.

Partimos de un relativo desconocimiento general sobre la presentación de Política Obrera, por fuera del FIT-U. Las intervenciones de nuestros compañeros en los medios y las agitaciones callejeras están cumpliendo un enorme papel en el sentido de presentar nuestra lista como la defensora de un programa obrero y socialista. La propia participación de los compañeros Jorge Altamira y Eva Gutiérrez, quienes encabezan la lista de diputados nacionales de provincia, en actos y recorridas en puertas de fábricas y las barriadas obreras, son un aglutinante y disparadores de actividades. Asimismo, lograron abrir nuevamente la intervención en medios locales y provinciales a un nivel superlativo.

La agitación masiva en las plazas y peatonales es un complemento del corazón de nuestra campaña: la gran agitación fabril en la que estamos empeñados. Casi una treintena de grandes fábricas de la zona nos tuvieron en sus puertas, discutiendo con trabajadores de la alimentación, metalúrgicos, petroleros, cerveceros, químicos, papeleros, del vidrio, de la UTA, ferroviarios, del neumático, y otros. La idea de "votar trabajadores" tiene llegada, frente a la defección de la burocracia a la lucha por defender el trabajo y las condiciones laborales.

La consigna del salario mínimo igual al costo de la canasta familiar es un reclamo muy sensible. Los trabajadores que intercambian con nosotros nos dicen lo acertado del planteo, y que no se "tragan" el cuento de la grieta.

Las últimas semanas de la campaña electoral nos traen el desafío de llegar a más fábricas, consolidar relaciones y defender el voto.

¡Sumemos fiscales para defender el voto a una política obrera y socialista!