Salta: las PASO 2021, cruzadas por la huelga docente

Escribe Gabriela Jorge

Tiempo de lectura: 3 minutos

La huelga de la docencia domina el conjunto de la situación política de la provincia. Desde hace cinco semanas, los docentes vienen marcándole el pulso al gobierno con piquetes, acampes y marchas, ganando una gran solidaridad entre el pueblo trabajador ante la caída de los salarios y el aumento de la pobreza.

Desde distintos puntos de la provincia, los docentes autoconvocados rechazaron en sus asambleas la pauta salarial, ratificaron el paro por tiempo indeterminado y el reclamo por un salario mínimo igual a $120.000. Esta semana, el acatamiento no baja del 70% en toda la provincia, a pesar del llamado cuasi fascista del triunvirato de ministros de Sáenz que amenazaron con descuentos y llamaron al resto de los trabajadores a la resignación para que cierren filas contra la huelga.

Se agudiza la crisis

Atrás quedó el supuesto “espaldarazo” que Sáenz decía haber recibido en la elección de medio término del 15 de agosto pasado. Un “espaldarazo” que no llegaba -en el caso de Capital- al 20% del total del electorado y con una abstención arriba del 40%. La precaria mayoría absoluta que consiguió otrora en las cámaras locales, ahora tendrá que pasar los embates de la crisis nacional – atravesada de choques y disgregaciones.

Sáenz, con una pata en cada canasta de la grieta, lleva dos frentes oficiales. Por un lado, la lista del “nacional y popular” Estrada en la interna del Frente de Todos, como parte de su acuerdo con Fernández. El ex ministro de Urtubey y miembro de la Comisión de Acción Política del derrumbado PJ, tuvo que presentar su candidatura vallado por temor a la docencia. Contra él compite Jorge Guaymás, actual delegado del Ministerio de Trabajo nacional y ex secretario de la CGT local, bien conocido por ser un alfil contra las luchas obreras. En este marco, el Frente Unidos por Salta, encabezado por el actual Senador Durán Cornejo, y que es parte de la “ingeniería electoral” de Sáenz, buscará canalizar el voto contra el gobierno nacional.

Completan los frentes patronales JUNTOS POR EL CAMBIO +, la interna constituida por el PRO-UCR, con el olmedista Zapata a la cabeza, recientemente bendecido por el ex gobernador Romero, quien busca armar su propia agenda para ir más a fondo con los terratenientes que exigen revisar el mapa de reordenamiento territorial. Cierra el FRENTE SI + PRS con Felipe Biella, promotor de los negociados inmobiliarios.

Todos estos bloques cerraron filas con Sáenz frente al conflicto docente durante las primeras semanas. Que ahora le reclamen la “falta de diálogo” solo puede explicarse por el fracaso del gobierno para cerrar un conflicto que comienza a extenderse y que ya produjo resquebrajamientos en su gabinete.

El gobierno Sáenz también “ordena” las finanzas locales en función del acuerdo con el FMI que unificará la grieta en el Congreso. No hay que olvidar que uno de los principales acreedores de la provincia es el Estado Nacional. Cualquier acuerdo con la docencia sería acusado de “desequilibrar el fisco”. En este cuadro, los caudillos locales ya pusieron el grito en el cielo, y advierten que no podrán afrontar un nuevo aumento del 15%. Algunos ni siquiera pagaron los acuerdos salariales anteriores.

La negativa de Sáenz solo agudiza más las confrontaciones, y no sólo con la docencia. Luego de la movilización de la docencia y el sitio a la Casa de Gobierno, Sáenz paso en cuestión de horas del ataque a la maniobra: tuvo que recibir a un sector de docentes -más afín- y hacerles una nueva oferta salarial, aunque miserable y lejos del pliego reclamado, cuando ya había cerrado la paritaria. El régimen deberá aún atravesar una elección que puede agudizar la crisis y obligar al gobierno a más volantazos.

Pandemia, miseria social y salarios

Los analistas no descartan un nuevo pico de contagios para los próximos meses, ahora bajo la variante Delta. Con los hospitales vaciados, y poco más del 20% de la población salteña inoculada con dos dosis, puede volver a colocar a la provincia en rojo. Cada uno de los frentes patronales exigen una apertura sin restricciones de la economía y la orientación de los recursos para honrar la deuda en dólares con los acreedores internacionales.

Este cuadro se combina con una profundización de la miseria social. Los 60.000 nuevos desocupados, se combinan con la caída de los ingresos en las familias asalariadas. La docencia abrió un rumbo para un conjunto de trabajadores como salud, municipales, ordenanzas, activistas barriales, que confluyen con su lucha.

La campaña electoral que abordamos es un gran escenario de agitación y clarificación política de esa crisis y de la incapacidad del régimen para dar salida a la agenda de los trabajadores. Abordamos esta campaña para impulsar las luchas y la inmediata organización de los trabajadores para que tomemos en nuestras manos la salida a un régimen responsable de la catástrofe social y humanitaria, lo que solo podremos por un gobierno de trabajadores.