La Matanza: la campaña electoral de Política Obrera

Escribe Mariano Hermida

Tiempo de lectura: 2 minutos

En el distrito más populoso de la provincia de Buenos Aires, los militantes de Política Obrera se encuentran desenvolviendo una intensa campaña.

Mediante charlas políticas y encuentros abiertos, hemos debatido con numerosos vecinos las principales preocupaciones que atraviesan a los trabajadores.

Hemos realizado actividades con dos barrios de Villa Celina, en Ciudad Evita, y en los barrios de Dorrego y La Justina, de González Catán. Las compañeras y compañeros tomaron la palabra para denunciar la situación de miseria social que atraviesan, la falta de trabajo, el aumento de precios de los alimentos y la escasa asistencia social que llega a los comedores populares, cuestiones que se repitieron en todos los debates. En el conurbano las cifras de pobreza superan el 50% que marcan las estadísticas nacionales. Otro de los puntos fue la problemática del hacinamiento y de falta de vivienda. En La Matanza hay más de 122 asentamientos.

En Ciudad Evita, nos reunimos con vecinos que denunciaron que el Municipio de La Matanza está por comenzar a construir viviendas en “El Campito”, un predio que todas las familias del barrio utilizan para realizar actividades recreativas al aire libre. El plan de viviendas, por otro lado, se vuelve inaccesible para cualquier vecino del barrio porque piden requisitos imposibles. Ciudad Evita es uno de los barrios más cercanos a la Capital Federal y por eso el valor del suelo es de los más caros del distrito. La reunión que realizamos finalizó votando la realización una campaña en defensa de este espacio público, comenzando por una juntada de firmas de los que utilizan y mantienen el lugar.

Como resultado de estas actividades, se han conformado comités de apoyo a la campaña de Política Obrera. Compañeros y compañeras del Polo Obrero (tendencia) se encuentran realizando recorridas de volanteada por los barrios de La Tablada y Dorrego. También participan en mesas de agitación en el centro de González Catán y en puertas de fábrica. Delegados y activistas, a través del debate y participación en la campaña electoral, se encuentran avanzando en su consciencia política para construir un partido propio de la clase obrera.

Otro aspecto de la campaña en es la realización de agitaciones en las fábricas. En la metalúrgica Acindar tuvimos una muy buena recepción de nuestros materiales y recibimos el reconocimiento de algunos compañeros. Hemos concurrido en Ramos Mejía a la empresa Swiss Meddical y a la alimenticia “5 Hispanos”, que ha sido siempre protagonista de luchas obreras de importancia.

En el SUTEBA, donde tenemos una activa participación militante, hemos notado una valoración de un conjunto de activistas a nuestra lista, por haber sido consecuentes en todo el año con nuestra posición de rechazar la presencialidad en pandemia. Luchadores multicolores han expresado su desacuerdo las “campañas vacías” y de “puro marketing” que realizan las corrientes del FIT-U, en nombre de una “unidad” que no ven reflejado en el propio sindicato. Sobre la base de contrastar consignas y métodos de campaña al interior de la izquierda, trabajadores de la educación nos han manifestado su interés por comenzar a realizar una experiencia política común.

En lo que resta de la campaña hemos planificado el sostenimiento de la agitación callejera, debido a que son los días claves en donde un sector de la población empieza a definir su voto. Nos preparamos para reunir cientos de fiscales que de manera consciente defiendan el voto por una política obrera y socialista frente a la crisis en curso.