En Santiago del Estero, nosotros sí pasamos

Escribe Valeria Morales

Gran campaña militante.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El Partido por un Santiago Obrero -nombre de Política Obrera en la provincia de Santiago del Estero- superó el piso proscriptivo que imponen las PASO. El 1,65% de los votos nos permite ir hacia las generales, como la única fuerza de izquierda que presentará candidatos a diputado nacional por la provincia. El MST no superó el piso.

La campaña se desarrolló mediante actos barriales, asambleas y volanteos de agitación de nuestro programa, en las que pudimos percibir el descontento por el agravamiento de la crisis social en una de las provincias más castigadas por la pobreza y la precarización de la clase trabajadora. Este descontento se vio reflejado en el descenso de votos a la lista del gobernador Zamora, que siempre se presentó como una expresión independiente de las fuerzas nacionales para poder acomodarse con quienes detentan el poder en la Rosada. Esta vez el tiro le salió por la culata, pues su alineamiento con el Frente de Todos, junto con el progreso de la vacunación y un maquillaje prebendario, no le alcanzó para mantener los plebiscitarios caudales electorales pasados. La fuerza del gobernador retrocedió en votos y esto lo va a obligar a diversos replanteos, teniendo en cuenta que hacia adelante no solo se encuentran las elecciones nacionales generales, sino también las provinciales en las que se renuevan las cámaras, consejos y la gobernación.

La izquierda democratizante, por su parte, representada por una alianza del MST, IS y agrupamientos del Polo aparato, se orientaron a desenvolver una campaña hueca, vacía de contenido, pero llena de acciones y actitudes provocativas contra Política Obrera. Lo que lograron fue quedar fuera de la elección general.

La campaña de Política Obrera tuvo como punto culminante la fiscalización. Con más de 800 compañeros defendiendo nuestra boleta con uñas y dientes, superando todo tipo de irregularidades que se presentaron durante la jornada electoral, desde la falta de boletas en la apertura del comicios hasta los intentos de impedir el ingreso de nuestros fiscales con la excusa de los protocolos por el Covid 19. De este enorme padrón, organizado en el Polo, se han destacado importantes activistas que tienen que pasar a transformarse, en el próximo periodo, en militantes y futuros cuadros de la organización.

A pesar de contar con escasos recursos, logramos instalar la difusión de nuestro programa en los medios televisivos y radiales más importantes de la provincia. La campaña militante logró desarrollar un comité de apoyo en núcleos de distintos barrios que aportaron fiscales, que agitaron nuestro programa en lugares de trabajo, hospitales, consejo de educación y reparticiones públicas. Logramos consolidarnos en ciudades del interior como Beltrán, Las Termas de Rio Hondo que aportaron en la fiscalización y registro de votantes.

Frente a las elecciones generales, que se presentan en el marco de una profundización de la crisis política, nuestro partido seguirá interviniendo y desarrollando nuestros planteos en rechazo al acuerdo con el FMI y por una salida obrera y socialista a la crisis.