100 años de la muerte de John Reed

Escribe Norberto Malaj

Tiempo de lectura: 2 minutos

Quien lea “Los 10 días que conmovieron el mundo” no queda sino maravillado. Escrito hace 101 años por el periodista -cronista de guerra sin par-, poeta y, finalmente, uno de los fundadores del Partido Comunista de EE.UU., queda embelesado por la crónica magistral de la primera gran revolución socialista victoriosa, la revolución de Octubre. En particular, impresionan las crónicas de las batallas políticas, discursos, etc., que libran sus dos más grandes dirigentes, Lenin y Trotski, en esos momentos decisivos.

Traducido a decenas de idiomas, impreso y reimpreso cientos de veces, se transformó en un “clásico” que jamás el stalinismo pudo reemplazar por nada con el fin de ocultar esa relación única y grandiosa de la historia, la de esas dos grandes personalidades que se conjugaron en aquellos acontecimientos — el stalinismo, impedido de ocultar la obra por su fama universal, la editaba amputada. Las descripciones vivas de John Reed son épicas. Ningún socialista debiera dejar de leer ese texto que aún hoy es de una frescura inigualable, como pocas obras histórico-periodistas lo lograron.

En términos del historiador mexicano Paco Ignacio Taibo II, John Reed practicó una “sociología instantánea” que había alumbrado tempranamente, en su primera gran experiencia periodística como cronista de un periódico norteamericano, para el que cubre, a principios de la segunda década del siglo XX, la primera gran revolución del subcontinente, la revolución campesina de Zapata y Pancho Villa. La experiencia de John Reed en México alumbrará su primer gran libro “México Insurgente”, donde describe la revolución en el norte mexicano, acompañando al ejército rebelde de Pancho Villa. Reed tenía entonces sólo 24 o 25 años. Reed morirá en la naciente Unión Soviética tras cubrir el famoso Congreso de los Pueblos de Oriente, en Bakú, —del que poco tiempo atrás se cumplieron 100 años también—, víctima de tifus.

La experiencia mexicana cambia radicalmente la vida del periodista. John Reed se transforma desde entonces en un gran cronista, lo fue de la Primera Guerra Mundial en Europa) y en un socialista convencido.

Cuando vuelve a EE.UU. promueve la escisión del Partido Socialista, del que en verdad es expulsado, y se transforma en uno de los fundadores del Partido Comunista de EE.UU.

John Reed fue uno de los grandes cronistas de guerra del siglo XX. Si no fuera por periodistas de este tipo ciertos fenómenos históricos no hubieran llegado al dominio público.

John Reed nació en Portland, la ciudad que se encuentra a la cabeza de las movilizaciones actuales en EE.UU.