El asesinato de Abu Aqla, otro crimen de guerra del sionismo

Escribe Jacyn

Tiempo de lectura: 2 minutos

El pueblo palestino y todo el mundo árabe está conmocionado por el asesinato a sangre fría de la periodista Shirin Abu Aqla a manos de tropas israelíes.

Abu Aqla era corresponsal de la cadena qatarí Al Jazeera y se encontraba cubriendo las operaciones militares israelíes en el campo de refugiados de Jenin, al norte de Cisjordania. Sus reportajes y coberturas la habían hecho muy popular. Su asesinato a sangre fría fue un shock internacional. Miles de palestinos acompañaron sus funerales.

La autoría del crimen fue confirmada por otro periodista, Ali Al Samudi, del periódico palestino Al Quds, quien se encontraba con ella y fue herido de bala en la espalda durante el ataque. Al Samudi dijo que ambos llevaban cascos y chalecos antibalas claramente identificados como prensa, a pesar de lo cual las fuerzas israelíes abrieron fuego. “No nos pidieron irnos ni nos dijeron que paráramos de grabar. Nos dispararon. Una bala me dio a mí y otra a Shireen, la mataron a sangre fría”, dijo (El Independiente, 11/5). Negó asimismo que hubiera fuego palestino cuando se produjo el asesinato.

El gobierno sionista, sin embargo, en primera instancia le atribuyó la muerte de Abu Aqla a “palestinos armados” que abrieron fuego contra sus soldados. Montó todo un relato que se fue derrumbando a medida que surgían nuevas pruebas y testimonios. Finalmente, solicitó a los funcionarios de la Autoridad Palestina que le entregaran la bala extraída del cuerpo de la corresponsal para examinarla, tras admitir la posibilidad de que hubiera sido disparada por sus propios soldados. La petición fue rechazada por el gobierno palestino, que plantea una “investigación independiente”. En la misma línea se pronunciaron funcionarios estadounidenses y europeos, que consideraron la muerte de Abu Aqla como un atentado contra la libertad de prensa, pero sin condenar a Israel por su responsabilidad.

Abu Aqla, muerta a los 51 años, había nacido en Jerusalén y tenía doble nacionalidad palestina-estadounidense. Trabajaba en Al Jazeera desde 1997 y había comenzado a cubrir el “conflicto” palestino israelí desde la Segunda Intifada.

Las tropas israelíes intentaban llevar a cabo una razzia en el campo de refugiados de Jenin en busca de presuntos "terroristas", luego de que una reciente ola de ataques en las calles de Israel y en la llamada Ribera Occidental dejara un saldo de 17 israelíes y 2 ucranianos muertos, según la cadena BBC (12/5). Al menos 26 palestinos fueron asesinados a manos de los soldados sionistas desde que comenzaron las operaciones de represalia.