El Belgrano Sur arde en llamas

Escribe M. Wilken

Tiempo de lectura: 2 minutos

En los últimos días se comunicó al personal de la Línea Belgrano Sur el nuevo itinerario de funcionamiento de los servicios a partir de agosto. Nada nuevo para los trabajadores del Belgrano Sur, quienes vienen advirtiendo desde hace tiempo sobre la falta de repuestos y mantenimientos clave, y quienes sabían que a partir del próximo mes de agosto el material rodante disponible sería insuficiente para mantener las frecuencias. Lo sorpresivo -o, al contrario, a esta altura tristemente predecible- es el título del documento oficial que las autoridades de la empresa brindaron: ESPECIAL OBRAS – Itinerario de Trenes Línea Belgrano Sur, Vigente a partir del 1 de Agosto de 2023 – PARA USO EXCLUSIVO DE EMPLEADOS DE LA EMPRESA.

Ruedas condenadas -o al límite de estarlo- por el normal desgaste y la demora en su recambio, falta de reposición en los almacenes de filtros de combustible y aceite, falta de ventanas y parabrisas en coches, motores de Triplas DMU pasados de kilometraje (con respecto a su correcto mantenimiento), locomotoras pasadas de kilometraje, y muchos otros problemas operativos generaron una lógica baja de buena parte del material rodante disponible, producto de años de una pésima planificación y gestión de la empresa que siempre prefirió patear los problemas de mantenimiento y la falta de insumos para después de las elecciones. Un ejemplo de esto es que en estos días es común ver formaciones compuestas por una sola tripla (tres coches), dado que por la falta de material rodante no se logra completar la formación por diseño (dos triplas juntas, es decir seis coches).

Los pasajeros, quienes ya viajan hacinados a diario en las formaciones del Belgrano Sur, recibirán en los próximos días la noticia a través de la app de Trenes Argentinos el nuevo cambio de frecuencias debido a supuestas “obras nuevas” que, casualmente, inician en agosto junto a la baja de parte del material rodante. Un recurso comunicacional oportuno al que la actual gestión recurre para evitar el repudio de los miles de pasajeros de cara a las PASO.

Entre otras modificaciones de itinerario, se comunicó que el ramal Sáenz-Marinos del crucero General Belgrano pasará a tener una frecuencia de 1:00 a 1:10 entre formación y formación realizando un servicio REDUCIDO desde Sáenz hasta Tapiales, ya que no habrá servicio completo entre ambas cabeceras de dicho ramal. Luego, se realizará un transbordo en Tapiales con los trenes que cumplen servicio Gonzales Catán-Sáenz, provocando un grosero nudo de pasajeros en la estación. La falta de planificación y gestión del material rodante es aún más grave cuando se tiene en cuenta la pronta llegada del Belgrano Sur a Constitución, lo que supone el evidente incremento de pasajeros.

Es imperante que se visibilicen estos problemas de cara a la sociedad, que los trabajadores vienen advirtiendo y con los que vienen lidiando desde hace años, pero que son generados por una clase política que hace del ferrocarril sólo una plataforma para repartir sueldos jerárquicos, todo con la connivencia silenciosa de los distintos gremios.

Suscribite a Política Obrera