Tierra del Fuego: suspensiones y despidos en Mirgor

Escribe Pablo Busch

Tiempo de lectura: 3 minutos

El Grupo Mirgor dio a conocer a sus trabajadores de la planta de Tierra del Fuego que daría por finalizada las tareas de los contratados, dejaría de darle trabajo a los PPD (personal de producción discontinua) y suspendería a los trabajadores efectivos a partir del 1 de diciembre. El anuncio, según los voceros de la empresa, está relacionado con la imposibilidad de la empresa de abastecerse de insumos importados, por lo que se paraliza la producción de celulares, monitores y televisores. La empresa alegó que los certificados SIRA (Sistema Integral de Recaudación y Administración de Aduanas), requeridos para operaciones de importación, no se encuentran aprobados.

Los anuncios de Mirgor se dan al mismo tiempo que otras empresas adoptan retiros voluntarios (Nissan Renault), paradas completas de producción (Ford, VW), suspensiones y hasta cierres definitivos (Sabic). Otras empresas radicadas en el parque industrial de Río Grande seguirán en la misma linea que Morgor. Es el caso de Newsan, otra ensambladora de electrodomésticos, que viene despidiendo sistemáticamente a activistas de sus fábricas. “Según los trabajadores, es el mismo sindicato de la Unión Obrera Metalúrgica el que marca a los trabajadores más combativos para que sean despedidos por la firma” (Perfil.com.ar).

El ataque de la patronal de Mirgor se apoya de la profunda precariedad laboral a la que fueron sometidos los trabajadores metalúrgicos en los últimos años. La modalidad de contratación de los PPD -“personal de producción discontinua”- fue creada por las empresas para adecuar los contratos de los trabajadores a la discontinuidad de la producción de las cadenas de montaje de la industria metalúrgica de Tierra del Fuego, que se caracteriza por grandes movimientos. Los trabajadores efectivos tienden a ser una minoría, mientras que los contratados “a plazo fijo” de las agencias y los PPDs son amplia mayoría. Este régimen de profunda precarización laboral fue impulsado por los gobiernos provinciales de la Tierra del Fuego y aceptado por la UOM fueguina. La flexibilidad laboral se completa con un régimen de premios al presentismo y a la producción, que los trabajadores efectivos suspendidos difícilmente cobrarán. Los medios locales anuncian que las suspensiones de los efectivos se pagarán tan solo al 70%.

La radicación de las empresas en el Parque Industrial de Río Grande está promovida por un régimen de promoción industrial nacional eximiendo a las empresas de pagar los aranceles de los insumos que importan y el IVA de los productos finales que venden. De este modo, Tierra del Fuego tiene cerca de 20 plantas productivas, más de 40 líneas de inserción automática de fabricación de placas electrónicas para una capacidad instalada de más de 22 millones de unidades anuales. Fabrica para marcas internacionales como Samsung, Motorola, LG, Philips, TCL y otras. Este régimen de promoción industrial ha sido cuestionado en distintas ocasiones por Javier Milei.

En una asamblea realizada en una de las plantas del Grupo Mirgor, “los delegados indicaron que se reunieron con la empresa “porque se han manejado un montón de rumores y venimos a plantear lo que va a suceder. Tuvimos una reunión donde nos comunican que por falta de insumos no van a ser renovados los compañeros contratados ni los PPD. Los efectivos van a estar suspendidos a partir del 1 de diciembre”. Según indicaron, los PPD y los efectivos no continuarían su tarea cotidiana a partir del viernes. “Hoy hay mucho material, pero con la dotación actual, en dos meses liquidamos ese material, entonces no hay material para todo el tiempo que requiere esperar que se habiliten los dólares para comprar material. Hoy no hay dólares en el país y si los hubiera hay que ver si se los destina a la industria y eso va a depender mucho del gobierno que venga”. En este sentido, advirtieron que “hay muchos proveedores en Mirgor que se bajaron y esto quiere decir que no le van a mandar material hasta que les paguen y el material tarda 180 días en llegar a la isla. Producto de ello se da la caída muy abrupta y esto está pasando en todo el parque. Mirgor tiene más de 300 proveedores y ya hay más de 20 que se bajaron. Hay políticas que sabemos que se van a dejar de aplicar y son las discusiones que tendremos que dar adelante el próximo año”. “Los efectivos tenemos que debatir porque es una decisión que hay que discutir por una propuesta que bajó la empresa. No sabemos si el premio se va a pagar”.

El parazo industrial y la complicidad de la burocracia sindical, preanuncia un escenario de grandes luchas en la provincia fueguina.

Suscribite a Política Obrera