Pergamino: Los textiles necesitan un plan de lucha

Escribe Lucas Giannetti

Tiempo de lectura: 2 minutos

Se ha conocido en los últimos días que los trabajadores textiles de Pergamino no cobrarán parte de su salario del mes de abril. Otro golpe para quienes en los últimos años han visto como se desvalorizaban sus salarios y condiciones laborales. En la industria textil de Pergamino reinan la informalidad y la tercerización laboral. Las que en su momento fueron grandes fábricas, en la década del 90 fueron desguazadas. Una parte importante de la producción se realiza, en la actualidad, “a façón”, en casas particulares. Estas situaciones de informalidad sirven a los propósitos de las patronales para llevar adelante todo tipo de arbitrariedades.

El no pago de los salarios fue informado de manera unilateral por el presidente de la Cámara de Productores Textiles de Pergamino, Gustavo Rasuk, quien también afirmo que se presentara un preventivo de crisis por parte de algunos talleres. El empresario se respaldó en el DNU N° 329 que prohíbe suspensiones y despidos por 60 días, pero que habilita, también por el plazo de 60 días, que se reduzcan los salarios de los trabajadores por medio de un acuerdo individual o colectivo, homologado por el Ministerio de Trabajo. Un DNU que anuncia una cosa para legalizar la contraria.

Durante el macrismo las patronales textiles avanzaron en despidos y en llevar adelante una mayor flexibilización laboral. En los últimos años se han perdido más de ochocientos puestos de trabajo en el sector. Todo esto con el aval del gremio SUTIV, encabezado por Benavidez, y el gobierno municipal.

Las patronales textiles han sido beneficiadas en los últimos años con exención de impuestos. El ex concejal y dueño de un taller textil, Carlo Elizalde, introdujo en 2017 un proyecto de ordenanza -que se votó por mayoría- para que se exceptuara del pago de las tasas de seguridad e higiene a las textiles. Antes del establecimiento de la cuarentena, el intendente Javier Martínez (JpC) envió al Concejo Deliberante, nuevamente, un proyecto de ordenanza para eximir a los empresarios de la industria textil del pago de la Tasa de Seguridad e Higiene por un período de seis meses. Mientras Martínez otorga beneficios a las empresas, ha llevado las tasas municipales, en algunos barrios obreros, a aumentos del 170 %, entre otras medidas de ajuste -incremento del estacionamiento medido, por ejemplo-, descargando la crisis sobre los trabajadores y desocupados.

Esta avanzada contra los trabajadores textiles se da en el marco de importantes luchas de trabajadores del sector en diferentes puntos del país. Es el caso de la fábrica Textil Iberoamericana, en Ramos Mejía. A esto se suman los trabajadores textiles de Trelew, que protagonizaron una gran marcha con más de 500 concurrentes, para denunciar el acuerdo de la burocracia de la Asociación de Obreros Textiles (AOT), con la Federación Argentina de Industrias textiles (FITA). El mismo prevé un descuento del 50 % del salario. Lo mismo ha sucedido en Mar del Plata, donde las obreras de Textilana se movilizaron para denunicar este acuerdo.

Planteamos

  • por el inmediato pago del salario completo
  • paritarias YA, bajo control de las bases
  • la ocupación de toda fábrica que cierre o despida
  • apertura de los libros de estas empresas y la expropiación sin pago bajo control obrero
  • la prohibición de despidos y suspensiones
  • terminar con el trabajo en negro. Pase a planta permanente de todos los trabajadores textiles
  • un salario mínimo igual al costo de la canasta básica familiar
  • comisiones de control a cargo de los trabajadores.
Suscribite a Política Obrera