Tucumán: Jaldo militariza las escuelas para´pacificar´ las “peleas estudiantiles”.

Escribe Laura Alegre

Tiempo de lectura: 2 minutos

Desde el 7 de mayo se vienen sucediendo diversos enfrentamientos entre estudiantes de colegios secundarios en pleno centro de la capital de la provincia. Estos hechos rápidamente se viralizaron en las redes sociales hasta lograr alcance mediático nacional.

Algunos sostuvieron que se trataba de enfrentamientos entre jóvenes mileistas de escuelas privadas y defensores de la educación pública. La resistencia ante un ‘brote’ fascista. La interpretación calza en el escenario político nacional, con un Gobierno que festeja la masacre de palestinos en Gaza y Cisjordania. Aunque no parece ser el caso, hay una tentativa de convertir lo ocurrido en una campaña de ese tipo. Las escuelas privadas más caras y los colegios del clero pueden ser vistos por los fascistas como una fuente de reclutamiento.

En este sentido fascista se ha orientado el gobernador Jaldo. Por medio de un decreto ha instruído al ministerio de Seguridad y a la Policía de Tucumán a detener a los para imponer y medidas disciplinarias severas contra quienes fueran inculpados. Si los adolescentes adolecen de instinto fascista, los adultos enquistados en el aparato del Estado aprovechan lo ocurrido, para imponer la “paz social” y la “seguridad pública” – dos objetivos de naturaleza fascista.

En consonancia con este decreto, este viernes Jaldo movilizó a más de 500 policías que rodearon las escuelas del centro de la capital y su periferia, incluso con los grupos especiales, para requisar las mochilas de cada estudiante. Pretenden que los docentes se encarguen de la tarea de requisa, lo cual equivale a la aplicación de un estado de sitio no declarado.

La FEEUNT -que agrupa a los Centros de estudiantes de la Escuelas y colegios preuniversitarios, entre ellos la escuela Sarmiento, el Instituto Técnico, la Escuela de Bellas Artes, la Escuela de Agricultura, el Colegio Gymnasium, el Instituto Técnico de Aguilares y la Escuela Técnica Vial- repudiaron en un comunicado el repudio los actos de violencia y a no naturalizarlos. A evirar situaciones vividas en años anteriores, cuando enfrentamientos similares terminaron con la vida del estudiante del Colegio Gymnasium, Matías Albornoz Piccinetti, en mayo de 2017. Estas exhortaciones ocurren cuando el gobierno mismo justifica la represión en evitar estos chqoues.

A su vez, desde la escuela preuniversitaria de Agricultura, junto a la FEEUNT, convocan a marchar por el boleto estudiantil para el 14 de mayo.

La UEST (Unión de Estudiantes Secundarios de Tucumán), en cambio, repudió el decreto del gobierno de Jaldo, como un accionar violento del estado provincial.

A su vez desde el MAP, un agrupamiento de familiares y amigos de Matías Piccinetti ,plantearon “Que la memoria de Matías Albornoz Piccinetti no será usada para avalar el accionar violento del estado provincial”, y convocan a un festival para el 19 de mayo.

Es necesario voltear el decreto de Jaldo, por medio de una gran movilización. La lucha para prevenir “barrras” o grupos fascistas pasa por la construcción de Centros de estudiantes masivos, democráticos y combativos.

Suscribite a Política Obrera