Huelga de choferes en Córdoba: UTA y Llaryora quieren convertirla en ‘locaut’

Escribe Corresponsal

Tiempo de lectura: 2 minutos

Las recientes declaraciones del intendente Llaryora deberían llamar la atención de los trabajadores del transporte urbano de la capital de Córdoba y del conjunto de sus usuarios. Según el diario La Voz “El intendente pidió que no levanten el paro…” (28/5). La UTA, por su lado, señaló: “Conjuntamente, con el Poder Ejecutivo Municipal, que ha tomado como propia esta lucha (...), debería ser el Estado nacional como primer garante responsable directo quien tiene y puede dar una solución …” (28/5).

Desde hace años las cámaras patronales del transporte provincial vienen reclamando más subsidios. Ahora no quieren poner un peso de su bolsillo para pagar el salario a los trabajadores; que lo haga el Estado nacional, reclaman, en compañía del intendente y la burocracia sindical.

También los trabajadores

Las cámaras, sin embargo, van por más, que es aplicar una reforma del convenio colectivo. El subsecretario de Transporte de la Nación, Gabriel Bermúdez, dijo que todos los actores tienen que poner su parte, y centró su reclamo sobre el tiempo de trabajo. Es decir, el primer punto en discusión es la ampliación de la jornada laboral.

El levantamiento de la marcha

La burocracia quiere convertir a la huelga por tiempo indeterminado en un lockout patronal por más subsidios. Por eso levantó la movilización callejera convocada para el martes pasado cuando coincidieron los trabajadores de varios gremios (docentes, municipales, Luz y Fuerza…).

Para levantar la movilización de la UTA, la municipalidad puso $15.000 para cada trabajador, a cuenta de la deuda salarial, cuando antes había repetido que no tenía el dinero para ello. La huelga continúa. Por otra parte, la Asociación Obrera de la Industria del Transporte Automotor (AOITA), el sindicato de los trabajadores del transporte interurbano, está considerando una movilización, cuando llevan 47 días de huelga y no cobran desde marzo. Lo más razonable sería que las empresas fuesen puestas bajo control de sus trabajadores y usuarios, sin ningún pago indemnizatorio, ya que hace años parasitan al estado.

La política de los ejecutivos provincial y municipal viene siendo golpeada por la enorme movilización de los médicos y los municipales. La Justicia rechazó procesar a trabajadores movilizados.

Pensamos que se deber coordinar una lucha de conjunto de las organizaciones de base de cada sindicato y las agrupaciones combativas; coordinadoras de trabajadores de los distintos gremios. Avancemos en una lucha de conjunto con la perspectiva de una huelga general.

Suscribite a Política Obrera