Una importante victoria de los docentes porteños

Escribe Tribuna Docente Tendencia

Ahora vamos por la anulación de los sumarios administrativos

Tiempo de lectura: 3 minutos

Pasadas las elecciones, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, intentó asestarle un nuevo golpe a la docencia. Esta vez el ataque consistió en el avance sobre el Estatuto del Docente, modificando los criterios para acceder a los cargos en los concursos de traslado. A través de la COREAP, quiso imponer un acto público que no contemplaba el orden de mérito, teniendo en cuenta el puntaje, sino el tipo de causal involucrado. De este modo, al existir cuatro causales diferentes, en los hechos pretendían imponer cuatro listados, en vez de uno que integre a toda la docencia de una misma área y especialidad.

Esta maniobra impulsada por el Ministerio, es el resultado de la liquidación de las Juntas de Clasificación Docente, a través de las leyes Gorleri y Abrevaya, votadas en la legislatura porteña. El gobierno de Macri, en aquel entonces, no dudó en recurrir, primero al uso de patotas y luego, a la represión policial, para desmantelar la movilización docente. Sin embargo, otro factor importante para lograr su aprobación, fueron los paros a cuenta gotas convocados por la burocracia que, de igual modo, eran masivos. En ese cuadro contradictorio se dio curso a la creación de la COREAP, organismo que cuenta en la actualidad con una representación mayoritaria del Ministerio y una minoría docente, la cual es elegida por el propio Estado, teniendo en cuenta la cantidad de afiliados de los sindicatos.

Cronología de la lucha

El carácter trucho de las convocatorias a traslado motivó una gran deliberación entre los docentes, particularmente del área de primaria. De la convocatoria a la asamblea de afiliados y no afiliados, convocada por el sindicato Ademys, surge el paro del día 5 de noviembre y la concentración en el Polo Educativo de Saavedra, para garantizar la defensa del Estatuto y el orden de mérito. Medida que fue adoptada con posteridad y a espaldas de los docentes, por el sindicato UTE, que hasta ese momento llevó una política de adaptación, recomendándole a los docentes las impugnaciones individuales. Este recurso administrativo queda sujeto a la aprobación o rechazo de la propia COREAP (que ellos integran), lo que constituye, por lo que señalamos más arriba, una vía muerta.

Párrafo aparte merece CAMYP, el otro sindicato que integra ese organismo, que actuó como garante de la política gubernamental.

En ese cuadro, la docencia de la Ciudad, con una adhesión masiva al paro y con una numerosa concurrencia a la sede, tras siete horas de ocupación, ha logrado que el acto público no se pueda llevar adelante. Pero el colmo del cinismo fue una nueva difamación encabezada por la ministra Acuña, por medio de una carta, en la cual definió a los docentes como violentos. La victoria parcial alcanzada el día anterior, generó que todos los sindicatos, incluso los afines al macrismo, se pronunciaran ahora a favor de la defensa del Estatuto.

Ante la convocatoria, el día 6, de un nuevo acto público, esta vez del área de adultos, nos movilizamos al Ministerio de Educación y logramos que el mismo se realizara por orden de mérito y una nueva convocatoria de acto público para maestros de grado, respetando este criterio.

La lucha continúa

La enorme adhesión al paro del martes y la concurrencia a las medidas de fuerza, ponen de manifiesto las reservas de lucha de la docencia y el grado de movilización del conjunto de las y los trabajadores de la educación en defensa de nuestros derechos. La victoria alcanzada, pone objetivamente la viabilidad de impulsar el reclamo por la restitución de las Juntas de Clasificación mediante el voto directo de la docencia. Además, marca el triunfo de un método: el de la deliberación, el paro y la movilización. Esto constituye una bofetada en la cara para la burocracia que dice que no queremos salir a luchar y pretende ser garante del pacto social.

Por otra parte, en el marco de un nuevo paro nacional en repudio a la represión a los docentes de Chubut y la detención del Sec. General de ATECH, recibimos la noticia de la realización de sumarios administrativos a 24 docentes acusados de supuestos actos violentos, cuando se encontraban manifestándose en defensa del Estatuto en el Polo Educativo de Saavedra. Alertamos sobre la gravedad de este hecho. Los compañeros sumariados son representantes de entidades sindicales de base, que el gobierno de Larreta y Acuña intentan disciplinar. Rechazamos estas acusaciones infundadas, la persecución y difamación que quiere llevar adelante este gobierno son un manotazo de ahogado frente a la firmeza de la gran iniciativa docente, que ha quedado demostrada esta semana, en defensa del acceso transparente, según indica nuestro Estatuto, a los cargos. El gobierno de Larreta quiere desarticular por arriba, lo que no puede por abajo; intenta con sumarios quebrar la organización de la docencia que lucha decididamente por sus condiciones de trabajo.

Se impone como necesidad inmediata la convocatoria a una Asamblea General de todo el gremio con mandatos por escuela, que vote un plan de lucha y trace una perspectiva de unificación a los distintos conflictos educativos en lucha.

Suscribite a Política Obrera