“Coqui" García el falsificador

Escribe Eduardo Molina

Tiempo de lectura: 4 minutos

Prensa Obrera ha publicado un artículo sobre la jornada del 26 de junio, aniversario de los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Dario Santillán, donde el escriba Juan García -apodado "Coqui" desde que habilitó el quórum para la aprobación del presupuesto de Capitanich en Chaco- se despacha con una serie de falsificaciones para acusar "al grupo de Altamira y el MTR Martino" de haber roto el acto en el Puente Pueyrredón.

“Coqui” García escribe un relato en el que falsifica las discusiones e intercambios que se desarrollaron en las semanas previas al 26.

Desde el 5 de junio, nuestra Tendencia del Polo Obrero tomó contacto con distintas organizaciones para discutir el carácter de la jornada. Para ese entonces, se debatía entre hacer un acto virtual o callejero. Avanzados los días, y sin resolución sobre la modalidad del acto, nuestra Tendencia del Polo Obrero y otras organizaciones, emitimos un documento llamando a poner en pie un acto unitario en el puente Pueyrredón por los 18 años de la Masacre de Avellaneda, denunciando la agudización de la crisis social y política en el marco de la pandemia y la capitulación del gobierno ante el capital financiero y el FMI, que someterá a los trabajadores a una miseria creciente. En nuestro texto denunciamos al gobierno por mantener la impunidad de los autores intelectuales y políticos de los crímenes de Maxi y Darío, como Felipe Solá y Aníbal Fernández -hoy funcionarios-, y Eduardo Duhalde y Chiche Duhalde, quienes ofician de consejeros presidenciales y del ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo. A este llamado se sumó Vanina Kosteki, hermana de Maximiliano.

Pero resulta que el 23 de junio, mediante un llamado telefónico a las diez de la noche, se nos informa que en una reunión virtual a la que no nos quisieron integrar, se había decidido convocar a un acto en el puente por parte de un conjunto de organizaciones. El emisario de la reunión de la que fuimos excluidos nos informó que se nos incorporaría a la discusión del documento común en un grupo de WhatsApp. Esa prometida incorporación a la discusión del documento no existió. El único contacto que se produjo, a través del MTR de Martino, nos conminaba a mandar algún agregado al documento sin posibilidad de otro intercambio. La discusión había sido cerrada de manera unilateral.

El 26 en Avellaneda

En este marco, resolvimos ir a Avellaneda y plantear a todas las organizaciones subir juntos al puente, como todos los años, que se lean los dos documentos y hablen los familiares de Darío y Maxi. Es decir, un planteo de acción unitaria para realizar el corte y el acto.

El Polo Obrero, con Eduardo Belliboni a la cabeza, se opuso a este planteo al punto de amagar con irse a las manos si se discutía esta posibilidad. Acuso de "usurpadores" a militantes que durante 18 años nos movilizamos al Puente Pueyrredón y fuimos parte de aquella jornada histórica. Belliboni, al que no se le conoce intervención alguna en aquel periodo intenso de luchas piqueteras, pretende borrar con matonaje que en las filas de la Tendencia hoy militan los compañeros que fueron heridos, procesados e incluso juzgados y condenados por la lucha del puente Pueyrredón. Queda a las claras que no había ninguna disposición para un planteo unitario, como miente “Coqui”, sino acuerdos pre establecidos por algunas organizaciones para romper el acto. Se desoyó incluso el planteo de Vanina Kosteki de que se hiciera un corte y subida común al puente.

Queda a las claras que “Coqui” García miente al acusar de que hubo dos actos por una acción de la Tendencia del Polo Obrero, el MTR Histórico, el MIJD y las demás organizaciones. Fue así que resolvimos subir al puente y realizar nuestro acto, donde hablaron Vanina Kosteki y un representante de cada organización.

Las perspectivas del movimiento de lucha

Lo que el fabulador del PO (o) evita poner en su cloaca publicada en Prensa Obrera es el carácter que asume hoy la lucha contra un régimen en decadencia.

Como hace 18 años, se están poniendo en juego dos perspectivas. En aquel junio de 2002, con la sangre recién derramada de Maxi y Darío, con decenas de compañeros heridos con balas de plomo y muchísimos detenidos, el movimiento piquetero se debatió entre una posición que consideraba que se venía una reacción contra el pueblo trabajador y otra que denunciaba que el gobierno no tenía perspectivas y que una respuesta contundente abriría un nuevo curso a la lucha obrera. La respuesta inmediata y masiva en las calles sellaría ese debate con la caída de Duhalde y el fin de la tentativa de imponer por la fuerza una derrota al curso abierto por el Argentinazo.

El "Coqui" dice que la Tendencia desprecia al movimiento piquetero para el consumo interno del aparato del PO. La Tendencia del Polo Obrero está en la primera línea de la lucha por la defensa de la cuarentena, organizando ollas populares que son la base para luchar por poner en pie comités barriales y darle una perspectiva política a la lucha dentro de las villas y barriadas obreras, en el momento que el estado y el capital buscan modificar las relaciones de explotación de los trabajadores y los expone, además, a un contagio masivo.

Nuestro documento del 26 de junio señaló la necesidad de "un Congreso Nacional de Trabajadores que plantee las medidas sanitarias y sociales para salir de esta crisis". Un llamado que hacemos desde la lucha concreta que desarrollamos con muchas de las organizaciones que se movilizaron el pasado 26. Por eso fuimos parte de varios actos únicos en distintos puntos del país, del mismo modo que luchamos en común con varias organizaciones en diversos distritos y provincias Los que han votado la Emergencia Alimentaria enmarcada en los reclamos del FMI, dan quorum a los presupuestos fondomonetaristas o se negaron a luchar por terminar con el gobierno de Macri pretenden explicarnos que “el peronismo ha vuelto al poder”, como si no fueran parte de un frente de gobierno que se despedaza al calor de la crisis política. García y el PO (O) han entrado en una perspectiva de integración al régimen, funcionales a las políticas del capital.

Nuestra Tendencia señala la necesidad de la coordinación de las luchas, su unificación con un programa de salida obrera, y congresos de trabajadores para enfrentar a la barbarie. Por eso llamamos a todos los trabajadores a discutir esta perspectiva.

Suscribite a Política Obrera