Córdoba: la Municipalidad y la Provincia contra la “cultura”

Escribe Ricardo Lusso

Tiempo de lectura: 3 minutos

En los últimos días, la ciudad que antaño se apodaba “la Docta” ha enviado a los artistas y escritores a vivir de caridad, o a limpiar algún baño, o a realizar cualquier otra tarea considerada “imprescindible” durante la cuarentena obligatoria por la pandemia de la COVID-19. El pasado 20 de marzo, el Intendente Martín Llaryora lanzó un ajuste descomunal y despidió de la Sub Secretaría de Cultura de la Municipalidad a ¡117 personas que se encontraban cumpliendo funciones desde el año 2014 o más, y que rindieron el concurso para el ingreso a planta permanente!

Por su parte, la Red de Salas de Teatro Independiente, integrada por 65 salas que representan el 85% del funcionamiento teatral de la provincia, denuncia en una carta abierta que “tras exponer reiteradas propuestas y demandas en reuniones realizadas con la Sra. Nora Bedano, Presidenta de la Agencia Córdoba Cultura, ante la situación de Pandemia por el virus COVID19 y cuatro meses de cuarentena, la respuesta fue: un escaso apoyo para 16 salas y silencio ante el resto de las necesidades manifestadas.” Cuando hablamos de teatro independiente, nos referimos a grupos teatrales que sostienen una sala donde ensayan y actúan con mucha vocación, mucho esfuerzo y escasa moneda. No estamos hablando de salas que venden por Ticketek o Visa, o de los teatros de Rottemberg. No son “industrias culturales”, son laboratorios de arte escénico.

Aquí es preciso aclarar que en Córdoba la privatización de la “cultura” avanzó desde el propio Estado hace muchos años ya; para más datos, desde la primera gobernación de José Manuel de la Sota, con la creación de la Agencia Córdoba Cultura en remplazo de la Secretaría. Esta volvió a ser remplazada por una Secretaría en la primera gobernación de Schiaretti, pero en la segunda la privatización volvió a triunfar y la Agencia prosiguió hasta la actualidad. Dicho organismo es mixto estatal/ privado, donde el Estado provee los fondos para el funcionamiento y las empresas se llevan las ganancias e imponen la orientación y, de acuerdo a ella, la programación. En pocas palabras, el Estado responde en forma directa al capital privado y únicamente cumple con los mínimos requerimientos de ley en la aplicación del presupuesto.

La Municipalidad tiene a su vez un largo prontuario de incumplimiento de sus propias ordenanzas relativas a artistas y escritores. También de reiterados intentos de privatización del organismo (Sub Secretaría) que, si no han prosperado, ha sido por la firme oposición activa del sector y la torpeza de las decisiones políticas de las autoridades municipales, desde los años 90 en adelante. La privatización ha cumplido su objetivo sí, plenamente, en la administración de los edificios y locaciones “culturales” de la Municipalidad.

Los reclamos, esta vez, tampoco se han hecho esperar. Los distintos movimientos plantean desde “No a los despidos” y “No a la precarización”, hasta la declaración urgente de la Emergencia Cultural en toda la Provincia de Córdoba, planes de ayuda sociales y convocatoria urgente de la Ley de Reconocimiento Artístico, consistente en una gratificación vitalicia de tres jubilaciones mínimas y media mensuales para artistas y escritores de 65 años.

Ante esta situación, los artistas y escritores que militamos en el Partido Obrero – Tendencia proponemos debatir el siguiente programa básico (agregándole todas las reivindicaciones específicas de cada rama del arte), con el propósito de organizarnos para conseguir nuestras reivindicaciones fundamentales, en todo el ámbito de la nación argentina:

  1. Prohibición de despidos y suspensiones en las “industrias culturales” y en los organismos estatales.
  2. Empadronamiento como artista o escritor ante las asociaciones gremiales, sin afiliación obligatoria, para acceder de urgencia al cobro de la IFE y acceso irrestricto a canastas alimentarias.
  3. Por un salario igual al costo de la canasta familiar para todos los artistas y escritores.
  4. Suspensión del pago del monotributo mientras no exista actividad artística presencial.
  5. Resguardo de los derechos de autor y de reproducción de obras bajo la autorización expresa del uso por parte del propio creador.
  6. Ley de reconocimiento al mérito artístico y literario, al cumplir los 65 años o al momento de adquirir una discapacidad física o psiquiátrica, de tres jubilaciones mínimas y media, sin aporte jubilatorio previo.
Suscribite a Política Obrera