Aparición con vida de Facundo Castro

Escribe Antonella Efe

Tiempo de lectura: 2 minutos

Facundo Astudillo Castro, joven de 22 años, está desaparecido desde la mañana del 30 de abril, cuando salió de la casa de su madre ubicada en la ciudad Pedro Luro rumbo a Bahía Blanca, donde vive su ex novia.

A 30 kilómetros de los casi 130 que debía recorrer a dedo para llegar a destino, fue detenido por un retén de la Policía Bonaerense que alega haber dejado seguir a Facundo rumbo a Bahía Blanca luego de labrarle un acta por romper la cuarentena, ya que no contaba con un permiso para circular durante el aislamiento.

La última comunicación que tuvo Facundo fue una llamada, a las 13, con su madre y, a las 20, con un amigo el que, luego de haberlo llamado todo el día, la única respuesta que obtuvo fue un mensaje de texto que decía que se estaba quedando sin batería y que luego se comunicaba. Eso nunca sucedió: desde ese momento, el teléfono del joven se encuentra apagado y sus redes sociales completamente inactivas.

Luego de más de 15 días desaparecido, a pesar de querer hacer la denuncia, la policía demora días en tomarla alegando que tal vez Facundo se encuentre con la novia o en otro lado. Finalmente, el 5 de junio se abrió una causa por “averiguación de paradero”.

Este jueves 2 de julio, la causa pasó al fuero federal, la familia de Facundo presentó ante el Juzgado Federal 2 de Bahía Blanca una denuncia por desaparición forzada, en la cual están incorporadas tres declaraciones claves de testigos que conocían a Facundo y manifestaron haber visto a dos policías subiendo al joven a un patrullero, en la localidad de Mayor Buratovich. Estos testigos se habían presentado tres veces a atestiguar, tras haberse enterado de la búsqueda gracias a la campaña de amigos y familiares por redes sociales y no los dejaron, nunca fueron llamados a declarar.

Según el informe de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), presentada como querellante en la denuncia de desaparición forzada, la investigación está plagada de irregularidades y declaraciones contradictorias de los policías involucrados. Es el caso del ultimo testimonio policial primero declaró que una camioneta levantó al joven rumbo a Bahía Blanca, pero cuatro días después, dijo que se fue caminando; o policías que declararon haberlo visto a en Mayor Buratovich y después en Teniente Origone. Algunas de las declaraciones, como esta última, ni siquiera fueron comunicadas a la familia y su abogado sino después de casi 50 días de su desaparición, tiempo en el que también tardaron en efectuar los rastrillajes. El informe también explica que desde hace algunos años Facundo era víctima del hostigamiento y abuso policial, siendo menor de edad fue golpeado por policías, quienes en otra situación también le habían roto intencionalmente sus pertenencias. Algo que nos remite directamente a la desaparición forzada seguida de asesinato de Luciano Arruga.

Hasta el momento, ningún funcionario provincial ni nacional se comunicó con la familia. El silencio de los gobiernos y los medios es total.

Exijamos la aparición inmediata y con vida de Facundo Castro, acompañemos la lucha de sus familiares y amigos.

Suscribite a Política Obrera