Desaparición de Facundo Castro: un “apartamiento” para el encubrimiento

Escriben Natalia Betti y Agustina Vaccaroni

Tiempo de lectura: 3 minutos

La fiscalía provincial a cargo de la causa que investiga la desaparición de Facundo Castro, ocurrida hace 70 días, finalmente, accedió al apartamiento preventivo de la policía bonaerense, aunque remarcó que no hay elementos objetivos que evidencien una acción ilegal (LaNueva.com, 08/07). La medida había sido solicitada por la familia y se logró gracias a la nacionalización de la campaña por su aparición. Sin embargo, tanto la justicia como el ministerio de Seguridad de la provincia aún defienden los procedimientos de la policía. Sergio Berni apuntó que no hay “indicios de mal accionar de la fuerza” (LaBrújula24, 08/07). En cambio, los testimonios recogidos por la familia señalan justamente un accionar dilatorio e ilegal.

Facundo Castro, un joven de 22 años de la localidad de Pedro Luro, pueblo del partido de Villarino, desapareció el 30 de abril, cuando se dirigía a la ciudad de Bahía Blanca. La movilización de su familia logró que la causa fuera caratulada como desaparición forzada.

Anoticiados de que Facundo no había llegado a destino, la policía se negó a tomar la denuncia aduciendo que “seguro (Facundo) está con su novia”. Recién el 5 de junio -más de un mes después- la denuncia ingresa a la ayudantía fiscal de Médanos-Villarino, y se ordenan operativos de búsqueda. Fue la familia de Facundo quien hizo el primer rastrillaje, el día 19 de junio, hasta el ingreso de Mayor Buratovich (ubicado entre Luro y Bahía Blanca) por sus propios medios, junto a la ONG K9 (perros de búsqueda).

Al llegar a Burato, un llamativo operativo conformado por cinco patrulleros cerraba el acceso a ese pueblo. Esa ubicación fue señalada por, al menos, tres testigos como el lugar donde por última vez vieron a Facundo subiendo a un auto de la policía bonaerense en contexto de “control” del ASPO. La familia denuncia que estos testimonios nunca fueron sumados a la causa.

Asimismo, según abogados y familiares, como Facundo circulaba sin permiso, existe un acta que se le labró por incumplimiento del aislamiento, cuyos detalles se contradicen con lo declarado por la policía en la causa, en la cual, además, los testigos que figuran son todos pertenecientes a la fuerza.

Las fuerzas policiales que actúan en la zona del sur bonaerense y en específico en Bahía Blanca se han visto involucradas en hechos de extorsión y de abuso en los últimos meses. Policías que pedían dólares a cambio de desechar causas judiciales fueron detenidos en la comisaría quinta de la ciudad. Al inicio del ASPO, efectivos descargaron armas largas por la ventana de la puerta de una casa familiar en Villa Libre, y en pleno macrocentro un hombre denunció una brutal golpiza cuando paseaba a sus perros.

Accionares como estos no son novedad. Algunos de ellos, trasformados en escándalos, como la actuación policial en el marco de un tiroteo y muerte de un hincha de Olimpo, han motivado que Berni anuncie cambios en la cúpula policial de la ciudad y la zona y la posibilidad de la unificación en el mando de las distintas divisiones policiales (desde las comisarías, a la policía local y rural).

Se tratan de anuncios cosméticos. La familia de Facundo denunció que el joven ya había sido víctima de abusos policiales en el pasado. Berni deja esta información de lado, a pesar de ser pública, en su intento por desligarse de las responsabilidades de esta desaparición. Sin embargo, ha sido uno de los que más han insistido en este periodo con más “mano dura”, y es el responsable político de la brutal represión sobre trabajadores del frigorífico Penta que luchaban por su reincorporación.

Las desapariciones forzadas en democracia, desde 1983, hoy ascienden a más de 200 según informes de Correpi. Sobran los ejemplos que exponen redes de encubrimiento entre la policía, el poder político y jueces o fiscales ante este tipo de casos.

Es necesario avanzar en la apertura de los libros de todas las comisarías para tener real acceso a la información, y que se conforme una comisión de investigación independiente, donde intervengan organismos de derechos humanos. Impulsemos una campaña nacional por la inmediata aparición con vida de Facundo Castro.

Suscribite a Política Obrera