Lockout de Edesur y Edelap pone en riesgo a las familias de Zona Sur

Escribe Partido Obrero (Tendencia) - Zona Sur GBA

Asambleas y comités barriales que voten un programa y plan de lucha.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Las familias trabajadoras del sur del conurbano y La Plata vivimos interminables cortes de luz en nuestros hogares durante estos dos meses que afectan nuestra vida cotidiana.

Los coretes de luz son aún más insoportables en este cuadro de pandemia. La falta del suministro eléctrico hace intermitente el abastecimiento de agua potable a las familias, como así también los apagones en las calles crean verdaderas zonas liberadas para el delito.

El lockout de las empresas eléctricas es para exigir al gobierno un nuevo cuadro tarifario, que se suma al tarifazo de más del 3000% en los últimos años. Las facturas impagables, tienen que retrotraerse hasta que sean acordes a los salarios. Con la excusa de “sostener el servicio y no despedir trabajadores”, las principales distribuidoras eléctricas pagan el 50% a las CAMESA (Estado), la totalidad del sistema eléctrico arrastra una deuda de $70.000 millones.

Las eléctricas ya llevan décadas de “huelga de inversiones” y han fugado todas las ganancias, que vía tarifazos, les han garantizado los sucesivos gobiernos. La desinversión llevó a que varios transformadores han explotado en numerosos barrios, provocando peligrosos incendios.

Edesur explicó que “el aislamiento sanitario ha concentrado el uso de la energía eléctrica en horas y lugares distintos a lo que ocurre normalmente y esto generó “un estrés extraordinario en la red eléctrica”. Lo anterior es una farsa, ya que la industria se encuentra a un 50% de la capacidad instalada.

En lugar de ir a la inmediata quita de concesión, a principios de año el gobernador Kicillof anunció una revisión de contratos que nunca se realizó.

La “intervención” de los intendentes y la defensoría de la provincia para terminar con las concesiones de las eléctricas enmascara que fueron ellos los que permitieron la desinversión del sistema eléctrico.

El gobierno provincial y nacional, en lugar de pagar dólar sobre dólar para rescatar a la banca privada y al pago de la deuda a los fondos buitres tiene que destinar todos los recursos a la salud y a garantizar el suministro eléctrico a los hogares. Rápidamente los trabajadores se organizaron en distintos Distritos como F Varela, mediante asambleas y piquetes para exigir a los gobiernos municipales por la falta de luz, agua potable y obras públicas. Este es el camino.

Para terminar con la falta de luz en los barrios planteamos la necesidad de extender las asambleas a todos los barrios y a formar comités barriales que voten un programa y plan de acción.

La deliberación en los comités barriales será la garantía para dirigir todo el descontento hacia los verdaderos responsables: las eléctricas y los gobiernos nacionales, provinciales y municipales.

La puesta en marcha de un plan de infraestructura eléctrico y energético hace necesario la incorporación de miles de trabajadores. Es necesario avanzar con un empadronamiento de los despedidos, que ya cuentan con experiencia para resolver estos problemas.

De cara a todos los trabajadores, planteamos el siguiente programa:

Inmediata distribución de generadores eléctricos por parte de las eléctricas y los municipios para garantizar el servicio. Resarcimiento económico a todas las familias por las pérdidas debido a la falta de luz.

Estatización bajo control obrero y sin pago de Edesur, Edelap y el conjunto del sistema eléctrico y energético.

¡Abajo la extorsión de las eléctricas, NINGÚN TARIFAZO!

Para investigar que hicieron con la plata de los trabajadores ¡Apertura de los libros de Edesur, Edenor y Edelap!

Pase a planta permanente de todos los tercerizados de Edesur y Edelap. Reincorporación de personal bajo convenio de Luz y Fuerza, empezando por los despedidos.

No pago de la deuda externa, todos los recursos a la salud y a garantizar el suministro eléctrico a las familias trabajadoras.

Suscribite a Política Obrera